Cambiar
Cambiar

El fin de la bolsa de plástico: la batalla sustentable que ganan los porteños

A un año de la prohibición, el cambio de hábito avanza entre los vecinos, que eligen originales alternativas para hacer las compras.

6 de Diciembre de 17 . 13:13hs
mm

Pedro Guevara

Salir de compras con el changuito de la abuela es una postal cada vez más común en la ciudad de Buenos Aires.

A casi un año de que la prohibición de la entrega de bolsas de plástico, el cambio de hábito se arraiga entre los porteños.

Desde el 1° de enero pasado, los súper, hipermercados y autoservicios dejaron de proveerlas en sus líneas de caja, obligados por una disposición del gobierno porteño.

A través de la resolución 341/16 , se estableció un plan de reducción de bolsas livianas y la sustitución de sobres no biodegradables.

“Con este cambio cultural se evitó el uso de 500 millones de bolsas plásticas y a su vez se entregaron casi un millón de bolsas reutilizables a los vecinos”, sostiene en diálogo con ACONCAGUA  fuentes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.

Sin embargo, hubo sectores afectados. Aparecieron críticas por parte de la Cámara de la Industria del Plástico (CAIP), del sindicato de trabajadores del rubro e incluso de organizaciones ecológicas.

Según la CAIP, la resolución provocó el cierre de 50 pymes, se generó una pérdida económica de 150 millones, se redujeron aproximadamente 400 puestos de trabajo en las 120 empresas de la Capital Federal .

Otras voces deslizan que en realidad se perjudicó el medio ambiente porque disminuyó el reciclaje de materiales por el retroceso en la separación de residuos al no haber empaques diferenciados.

 En respuesta a estas críticas, desde el gobierno porteño redoblan la apuesta: “Ampliamos la red de puntos verdes a donde los vecinos pueden llevar sus reciclables. Hoy hay más de 130 puntos distribuidos en toda la ciudad para facilitar a los ciudadanos la separación en origen”.

Polémicas al margen, el cambio de hábito avanza entre los vecinos porteños, que acuden a originales alternativas sustentables para hacer las compras. En ACONCAGUA, te presentamos algunas de nuestras preferidas:


De lona

Ante la prohibición, la marca Bonalona lanzó sus bolsas de diseños que ya son un hit. “La medida que prohíbe las bolsas de plástico nos benefició, lo notamos hace unos meses y coincidió con la presentación de nuestra Bolsa Pocket”, expresan las fundadoras del emprendimiento, Fiorella Chirkes y Gisela Porpora. Sus productos son versátiles, resistentes e impermeables. “El cambio de hábito se está logrando de a poco. Para nosotras es una motivación, nos sentimos responsables de contagiarlo y seguir implementándolo”, agrega Porpora.


El changuito de la abuela

¿Por qué no hacerle honor a los viejos tiempos? Los clásicos changuitos son comodísimos para las compras grandes, porque evitan cargar con el peso de varias bolsas.

Los hay de distintos modelos, entre ellos plegables y otros con una estructura que permite hasta la carga de tres botellas. Algunos incluso están hechos con lonas recicladas.  Se consiguen en hipermercados y por Mercado Libre.


En dos ruedas

Otro clásico que de a poco vuelve a verse en las bicicletas. Ideales para cargar compras considerables, los canastos de la marca de accesorios Hélice Bike Style resisten hasta 6 kilos. Se pueden conseguir en varios puntos de la Capital Federal, entre ellos la casa “Mimbrería Gorriti” (Gorriti 5630),  en “Canastex Canastos de Mimbre” (Av San Martín 2560) o en “Fallabella” (Florida 665).


Bolsas mágicas

En forma de uvas, abejas, girasoles o frutillas, estas bolsas desplegables son divertidas y útiles. Algunas son tan pequeñas que pueden meterse en la cartera. Ideales para los que no quieren ocupar mucho espacio, la mayoría de ellas se pueden conseguir también a través de Mercado Libre.


Los portabotellas

 

Las botellas son el talón de Aquiles del movimiento anti-bolsa de plástico. Ni hablar si hay que llevar varias Por eso ya aparecieron en mercado los primeros bolsos portabotellas. Se trata de lonas super resistentes que evitan los temidos desfondos durante el traslado. Tienen capacidad para cuatro o seis botellas y sus manijas amplias evitan el dolor en los dedos por el exceso de peso. Se puede conseguir en Ay Fidela (Armenia 1687). ^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.