Explorar
Explorar

Por qué las abejas deberían ser tu nuevo insecto preferido

Sociales y colaborativas, viven en sociedades perfectamente organizadas y su rol es indispensable para la sustentabilidad de nuestro ecosistema.

17 de Enero de 18 . 18:15hs
mm

Jazmín Gorosabel

Te presentamos a tu nuevo insecto favorito: la abeja.

Célebres por su comportamiento altamente organizado y enfocado en el trabajo, estos insectos voladores están distribuidos en todos los continentes con excepción de la Antártida.

Existen cerca de 20,000 especies y no todas producen miel. La abeja melífera existe desde hace 30 millones de años y es el único insecto que produce alimentos consumidos por el hombre.

El 75% de los cultivos globales depende de la polinización de las abejas.

Además, cumplen un rol vital en el ecosistema: gracias a su cuerpo cubierto de pelos, transportan fácilmente el polen desde las partes masculinas de una flor hasta las partes femeninas. Y si bien no son los únicos insectos polinizadores, son determinantes para el normal desarrollo del 75% de los cultivos alimentarios del planeta, según datos de la ONU.

Mucho podemos aprender con solo observarlas: viven en sociedades perfectamente organizadas en las que cada miembro desempeña una misión específica que no varía nunca durante el transcurso de su corta vida.

Desde ACONCAGUA te invitamos a conocer más sobre estos fascinantes pequeños héroes.


De reinas, jalea y esclavos sexuales

Cada colonia ocupa una colmena y en cada una cohabitan en armonía tres tipos de abejas: la reina, las obreras y los zánganos.

Durante los tres primeros días de vida las abejas hembras son iguales, pero a partir de entonces las obreras alimentan con jalea real a las larvas elegidas para ser reinas. Este elixir permitirá el desarrollo de los órganos reproductores de las abejas reinas.

A las demás las alimentarán con néctar, miel, polen y escasa jalea. El efecto diferenciador de la alimentación y el entorno (temperatura y tamaño en la celda) se conoce científicamente como “epigenética” y transforma la anatomía de la abeja hembra.

Las abejas obreras baten sus alas 11.400 veces por minuto.

La abeja reina es la única que puede poner huevos y su función es solamente reproductiva. Si muere, las obreras crean una nueva abeja reina alimentando a una de las obreras con jalea real. Las reinas también ponen orden en el trabajo de la colmena desarrollando productos químicos que guían el comportamiento de las demás abejas.

La única tarea de los zánganos, todos machos, es aparearse con la reina.

Las únicas abejas que normalmente vemos son las obreras, es decir, las hembras que no están desarrolladas sexualmente. Estas abejas buscan alimento (polen y néctar de las flores), cuidan a las crías, construyen la colmena, la protegen, la limpian y hacen correr el aire batiendo sus alas.

Los zánganos, todos machos, son la tercera casta de las colmenas, y se encargan de aparearse con la reina. En cada colmena viven cientos de zánganos durante la primavera y el verano, pero son expulsados en invierno, cuando la colmena adopta una forma de vida más austera.

El baile de las abejas

La comunicación entre las abejas es muy compleja. Como animal social, necesita comunicar a toda la colonia la información de valor.

Utilizan todos los sentidos para transmitir mensajes, por ejemplo, el olor de unas feromonas conforma la unidad familiar de una colmena, el sonido indica señal de peligro o de localización y con el gusto informan de las variedades de plantas a libar.

En una colmena viven miles de insectos en perfecta armonía.

Uno de los mensajes más complejos es el baile de las abejas” con el que una pecoreadora (obrera adulta que va a las flores) indica a sus compañeras en qué dirección volar con posición relativa al Sol, qué distancia recorrer y qué clase de alimento hay disponible.

¡Larga vida a la reina!

Las abejas reinas pueden vivir hasta 6 años, reduciendo su capacidad reproductiva según envejece. Se calcula una media de vida de 3 años.

Para aumentar el rendimiento de la puesta, en la apicultura industrial se “elimina” a las abejas reinas cada año.

La abeja reina, centro de todas las miradas.

En cambio, en la apicultura ecológica se mantiene a la reina al menos dos años y se apuesta por sustituciones o enjambres naturales.

 

Cuatro vueltas al mundo = un kilo de miel 

Las abejas obreras tan solo viven unos 45 días en épocas de fuerte floración. Solo en la última parte de esos días irán a recoger néctar, polen, agua y resinas.

Para producir un kilo de miel se requiere el trabajo de 2.500 abejas que en total sumarán 180 mil kilómetros de vuelo –equivalente a cuatro vueltas alrededor del planeta– para obtener el néctar de 4,5 millones de flores.

La producción de una colmena completa oscila entre los 12 y los 30 kilos.


Población en riesgo

En los últimos años, diferentes estudios científicos han señalado el declive de las abejas, asediadas por una multitud de amenazas como la destrucción de su hábitat, el uso abusivo de algunos pesticidas hoy prohibidos temporalmente muchos países y la invasión de la avispa asiática que ataca las colmenas.

Pero el principal problema es que se desconoce qué está pasando realmente ya que los datos sobre la crisis de los insectos polinizadores son inconsistentes, aseguran los especialistas.

El declive en la población de abejas todavía es un misterio para los investigadores.

Afortunadamente, un estudio coordinado por una plataforma internacional de científicos, de la que participan investigadores del CONICET, confirmó la importancia de los insectos polinizadores y alertó sobre su estado.

Tras la investigación de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (por sus siglas del inglés, IPBES), expertos de todo el mundo redactaron una evaluación global de la situación que afecta directamente a la producción de alimentos, ya que el 75% de los cultivos alimentarios del mundo dependen en parte de la polinización.

^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.