Explorar
Explorar

Burning Man: los diez principios del más insólito de los festivales

Para un evento de su dimensión, el Burning Man tiene muy pocas reglas. Sin embargo, aquí están los valores -no mandamientos-, que reflejan el espíritu del festival.

4 de Septiembre de 17 . 17:58hs
mm

Jimena Marseillan

Burning Man es como ningún otro festival en esta tierra.

Tiene un poco de todo: la parte de instalación de arte, la parte de carrera en la ruta desértica (bien a lo Mad Max) y la parte apocalíptica de prepararse durante días para un ritual de prender fuego a un gigantesco hombre hecho de madera, con fines simbólicos y espirituales.

El festival, que sucede en un predio del tamaño del centro de San Francisco pero en el desierto de Nevada, apodado Black Rock City (una ciudad con calles propias), atrae a 70.000 personas que buscan desarrollar su espíritu, expresarse, disfrazarse, e inundar las redes sociales con fotos psicodélicas, artísticas y coloridas.

El cofundador de Burning Man, Larry Harvey, escribió allá por 2004, los Diez Principios que rigen el festival. No lo hizo para dictarle a la gente cómo debe comportarse y pensar, sino para dejar asentado un reflejo de la cultura que buscó crear en la comunidad y cómo pensó orgánicamente este evento, hace 31 años.

1. Sin dejar rastro
Burning Man se crea de la nada, en el desierto de Nevada, y dura 7 días. El primer día la ciudad se va construyendo y la gente se asienta en orden de llegada, pero el último día no debe de quedar ningún rastro de lo ocurrido. “Nos esforzaremos para dejar los lugares en los que estuvimos en un mejor estado del que lo encontramos”, dicta el listado de principios. 

Thank you.

Una publicación compartida de Christopher Willits (@willits) el

2. Inclusión radical
Todo el mundo puede formar parte de Burning Man. Dar la bienvenida y respetar al desconocido, al igual, al compañero y al amigo durante los días en los que la ciudad esté en pie es la base de la convivencia. No existen requisitos previos para pertenecer a esta comunidad.

Sunrise love.

Una publicación compartida de Kevin Mahaffey (@dropalltables) el

3. El acto de regalar
Burning Man está dedicado al acto de regalar, a hacer ofrendas, a desprenderse. Y el valor de este regalo es incondicional, no se contempla la devolución o un intercambio por algo de igual valor. “Regalá y espera que el karma te devuelva tu acto”, ese sería el leitmotiv con el que se incentiva a los asistentes a que sean generosos.

Playapple pie

Una publicación compartida de Courtney Judd (@courtvswild) el

4. Sin logos
Con el fin de preservar el espíritu del regalo desinteresado, la comunidad busca crear entornos sociales que no estén mediados por patrocinios comerciales, transacciones o publicidad. “Estamos dispuestos a proteger nuestra cultura de tal explotación”, dice el manifiesto de Harvey. “Resistimos el consumo de marcas con la experiencia participativa”.

Burning Man #burningman #playa #firstburn

Una publicación compartida de dianagadalean (@dianagadalean) el

5. Autosuficiencia
Requisito primordial. Burning Man anima al individuo a descubrir, superarse a sí mismo y confiar en sus recursos internos. Se alienta a la supervivencia innata, por eso, dentro del festival sólo se venden hielos y café.

👁💙👁 #burningman2017

Una publicación compartida de LYNSI ॐ (@lynsilove) el


6. Esfuerzo Comunal
La comunidad Burning Man valora la cooperación creativa y la colaboración entre todos. Se esfuerzan por producir, promover y proteger conexiones sociales, los espacios públicos, las obras de arte y los métodos de comunicación que apoyen dicha interacción.

7. Autoexpresión 
“La autoexpresión surge de los dones y características únicas del individuo”, enumera el listado de valores. “Nadie más que el individuo o un grupo colaborador puede determinar su contenido”. Se incentiva a que uno le ofrezca sus dones, su arte, su creatividad, como una forma de interactuar con los otros. En este espíritu, el donante debe respetar los derechos y libertades del destinatario.

 

8. Responsabilidad cívica
Burning Man no es sinónimo de anarquía, se busca reforzar la importancia de una sociedad civil. Los miembros de la comunidad que organizan el evento asumieron la responsabilidad del bienestar público y apuntan a comunicar estas responsabilidades cívicas a quienes participan. Se le recuerda al público que el evento se realiza de acuerdo a las leyes locales, estatales y federales.

The beginning of a magical journey 🚗🚚🚌 🔥)'( 🔥#burningman

Una publicación compartida de Caio Vieira (@caiommoreno19) el

9. Ser a través del hacer
La comunidad está comprometida con una ética radicalmente participativa. Allí se apunta a que el cambio sea transformador, ya sea en el individuo o en la sociedad, y esto sólo puede ocurrir por medio de una participación profundamente personal. “Logramos ser, haciendo”, enumera el listado, “están todos invitados a trabajar, a jugar. Hacemos el mundo real a través de acciones que nos abren el corazón”, declara el fundador del festival.

10. Inmediatez
Una experiencia inmediata es, en muchos sentidos, la roca fundacional de la cultura Burning Man. Quienes hacen y participan en el festival están buscando romper con las barreras que se interponen entre el reconocimiento de uno mismo y la realidad de aquello que nos rodea. La participación de la sociedad y el contacto con un mundo natural por fuera del mundo humano. Se busca experimentar la inmediatez de este momento único. “No hay ninguna idea que pueda sustituir esta experiencia”, concluye.

^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.