Explorar
Explorar

¿Cómo pueden los lobos cambiar el curso de los ríos?

En la Naturaleza, un pequeño cambio puede tener efectos insospechados. Conocé el sorprendente caso del Parque Yellowstone, en Estados Unidos.

9 de Julio de 17 . 15:35hs
mm

Redacción Aconcagua

En la Naturaleza, un pequeño cambio puede tener efectos insospechados.

Uno de los casos registrados más sorprendentes es el del Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos, tras la reintroducción del lobo a su ecosistema.

Extinguido de la región 70 años atrás, su reinserción en 1995 fue seguida al detalle por los científicos.

El resultado fue tan significante que hasta logró modificar los cauces de varios ríos en las 900.000 hectáreas del célebre parque. 

¿El secreto? Un fenómeno natural que se conoce como cascada trófica.

Es una serie de efectos indirectos que los animales que están en la cima de la cadena alimenticia ejercen sobre aquellos organismos que están en niveles inferiores.

Así, este fenómeno amplificado regula la densidad de los herbívoros y, indirectamente, el bienestar de todo el ecosistema.

Es un proceso ecológico que empieza en lo más arriba de la cadena alimenticia y se desarrolla hasta lo más bajo. 

En el caso de Yellowstone, con la reinserción del lobo algunas especies fueron perjudicadas pero se beneficiaron decenas de otras que estaban amenazadas.

Hasta ese entonces, el número de ciervos se había disparado -ya que en en esta zona está prohibido cazar- pero luego de la llegada de los lobos, que se alimentaron de varios ciervos, estos últimos empezaron a dejar de frecuentar ciertos valles o zonas más desprotegidas, con lo cual se empezó a regenerar la vegetación natural.

En apenas seis años se quintuplicó la altura de los árboles

La catarata de consecuencias que siguió es sorprendente: las orillas se cubrieron de sauces y álamos, volvieron las aves forestales, así como también los castores, quienes hicieron grandes represas que modificaron el curso de los ríos.

También se redujo la erosión de las costas, estrechando los causes y generando nuevas lagunas y rápidos.

La reinserción del lobo tuvo efecto en un área de casi 900.000 hectáreas.

Aún hay más: las represas de los castores dieron lugar a que aumentara el caudal de peces, anfibios, reptiles y mamíferos como la rata de agua o la nutria.

Y al desaparecer los coyotes, ahuyentados por los lobos, aumentaron las poblaciones de ratones y conejos, que despertaron el apetito de las comadrejas y zorros, por ejemplo.

¿Cómo puede ser que un pequeño número de lobos logró modificar un ecosistema tan grande? En la cascada trófica está la respuesta. ^^^

  • Monica Braun . 18:38hs

    Q increible la naturaleza, un pequeño cambio hace que tantas otras cosas cambien…………

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.