Hacer
Hacer

Bill Gates tiene un plan para salvar al mundo (y puede funcionar)

La idea del segundo hombre más rico del mundo es tan ambiciosa como simple: descarbonizar la economía global.

8 de Febrero de 18 . 13:53hs
mm

Manuel Torino

– ¿Es cierto que podés pararte frente a una silla y saltarla por encima?

– Depende del tamaño de la silla.

La escena, digna de un episodio de Seinfeld, está inmortalizada en You Tube: es 1994, pleno apogeo global de Microsoft, y tras responder a la pregunta de la periodista, Bill Gates pega un salto y supera con lo justo el obstáculo.

Pasaron los años, los sistemas operativos, los dispositivos y los dólares, pero el segundo hombre más rico del planeta, dueño de una fortuna de más de US$ 90.000 millones, sigue buscando nuevos desafíos.

Ya no tendrá la capacidad atlética para saltar muebles en su oficinas de Seattle, pero a los 62 años sí cuenta con el músculo financiero para intentar salvar al mundo de una de sus grandes amenazas: el cambio climático.

Su idea es tan ambiciosa como simple: descarbonizar la economía global mediante la extracción de dióxido de carbono (CO2) directamente del aire, usando para ello gigantescos ventiladores y una fórmula química inspirada en la propia naturaleza.

La segunda etapa del proceso se completó la semana pasada: los científicos lograron absorber el CO2 del aire y transformarlo en un combustible diesel, sintético y limpio que puede usarse en aviones, camiones y barcos.

La revolucionaria alquimia funciona. Y ya tiene nombre: DAC (Direct Air Capture) que puede definirse como la tecnología capaz de separar el CO2 del aire que respiramos. Algo similar a lo que hacen los árboles durante la fotosíntesis pero a escala industrial. Y utilizando energía renovables, claro.

La tecnología es similar al proceso de fotosíntesis de los árboles

La empresa Carbon Engineering, que financia Gates, ya instaló los primeros parques en Vancouver. Al respecto, no son pocos lo que leyeron en estos “arboles mecánicos” en Canadá un mensaje al presidente Donald Trump.

Si se sale con la suya, el mayor filántropo global -según cálculos de Bloomberg, desde los noventa Gates ya donó más de US$ 30.000 millones– le habrá dado el golpe de gracia a la industria del transporte tal como la conocemos, responsable de casi un tercio de las emisiones contaminantes que generan el cambio climático.

El start up que financia Bill Gates ya instaló los primeros ventiladores en Vancouver, Canadá. | FOTO: Carbon Engineering

Ponerle fin al reinado de los combustibles fósiles lo convertiría en más billonario de lo que ya es. Aunque no será el único: al menos cinco start ups fondeadas por mecenas ambientales en Estados Unidos, Canadá y Suiza están experimentando con esta tecnología. Hasta la alemana Audi, por lo bajo, adoptó el sistema DAC en su camino hacia autos limpios de carbono.

La innovación como arma

El creador de Microsoft presume ser un voraz lector: devora unos cincuenta libros por año que luego recomienda desde su blog personal. Entre ellos, cayó en sus manos un polémico libro de Bjorn Lomborg, titulado “El ecologista escéptico”.

¿Si tuvieras que elegir, eliminarías el SIDA o lucharías contra el cambio climático?, interpela este profesor y ambientalista danés en un llamado a reordenar las prioridades globales.

Lomborg argumenta que es más eficiente invertir en desarrollar nuevas tecnologías para el futuro que en subvencionar las energías renovables hoy. La recompensa, sostiene, podría recién llegar en treinta o cuarenta años.

El hombre más rico del mundo comparte con el autor la premisa de que la investigación y el desarrollo son las armas más efectivas para luchar contra el cambio climático.

El respaldo de Gates derriba la única contra del start up: su exhorbitante costo

Por eso, su respaldo a este proyecto derriba, en principio, la única contra que los expertos le encuentran a la tecnología DAC: su exhorbitante costo. Sin antecedentes a escala comercial, hoy ni los propios científicos que trabajan para Gates saben cuánto valdrá efectivamente transformar el CO2 en combustible.

“Si ponemos suficientes recursos en investigación, entonces soy optimista de que podemos llevar ese costo a cero y realmente resolver el problema del cambio climático”, dijo el filántropo hace un año al afirmar que reinvertiría US$ 1.000 millones en un fondo para desarrollar energías limpias con una tolerancia al riesgo mayor al de cualquier jugador del sector .

Y remató, listo para saltar el próximo obstáculo: “Hay demasiado espacio para la innovación.”

^^^

  • Soledad Arocena . 14:08hs

    Esperanzador? Siempre que el hombre descubre/inventa algo que parece ser la solución a un mal mayor, carece de la información del bendito diario del lunes, donde vienen especificados los tan teñidos efectos secundarios. Eso por un lado. En segundo lugar, esta maravilla permitiría seguir adelante con el sistema de energías actuales, petróleo,energía hidroeléctrica, minería, etc. Ay ay pobre planeta! De todas maneras lo encuentro esperanzador

  • Alicia Otero . 15:54hs

    Que mente brillante.Ojalá tanta inversión, sirva para cambiar tantas catástrofes climáticas.

  • braschi.romulo@gmail.com.com . 09:04hs

    Realmente maravillodo por la accion benefica que aporta . nivel humano . respecto àl mejoramiento desu calldad de vida…con un procedimiento basado en la : “FOTOSINTESIS”
    Gracial “BILL”

  • Julio . 10:37hs

    Tracción a sol a agua a sangre a viento

  • Julio . 10:37hs

    Esa también sería una solución

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.