Hacer
Hacer

Para qué y cómo recolectar agua de lluvia en tu casa

La lluvia no solo hace bien en las épocas de sequía, sino que también trae beneficios para su utilización en la vivienda. Te contamos cómo hacer si la querés aprovechar en tu casa.

6 de Octubre de 17 . 17:06hs
mm

Pedro Guevara

Los sistemas de recogida de agua de lluvia ha sido utilizada desde la antigüedad en muchas partes del mundo. Los árabes lo siguen utilizando y de hecho, a ellos le debemos el nombre de aljibe.

Hoy en día la opción de recolectar el agua sigue siendo una opción viable y hay muchos que ya lo están empezando a utilizar en sus viviendas.

Uno puede utilizar el agua de las precipitaciones para el inodoro, el lavarropas, el lavaplatos, la limpieza del hogar y el riego de jardines. En promedio, se usan 150 litros en una vivienda para este tipo de funciones. “Un dato que hace relevante la recolección de agua de lluvia es que más del 50% del agua que se utiliza en una ciudad promedio no necesita ser potable”, enfatiza Guillermo Durán, director fundador de Agua Sustentable y responsable de Arquitectura Sustentable, perteneciente a la fundación Energizar. 

Fuente: Agua sustentable

 

“El aprovechamiento del agua depende del área de captación, la distribución mensual de lluvia de la zona y la capacidad de almacenamiento”, explica Sebastián Serrano, miembro de la empresa Soluciones Hidropluviales, de México.

Con respecto al almacenamiento, Serrano afirma que “si recibes 2000 litros, pero solo tienes capacidad para 200, pues vas a estar tirando la mayoría”.

Recolectar agua de lluvia tiene sus beneficios, entre ellos, un ahorro creciente en la factura del agua, un autosuministro gratuito de agua que es independiente de las redes de suministro público y un ahorro energético al no tener que emplear electricidad para bombear desde las reservas a cada casa. Además, otro beneficio es que se evitan las inundaciones. “En la recolección de agua de lluvia, vamos a ayudar a que las redes pluviales trabajen de una manera más cómoda, o incluso vamos a evitar que se inunden”, expresa Durán.

Además, otro beneficio es con el lavado de ropa, en el que se ahorra hasta un 50% de detergente porque es agua mucho más blanda que la del grifo.

En ACONCAGUA te contamos qué es lo que necesitás si querés utilizar este sistema:

1_ Una cubierta en el techo para juntar el agua. Se recoge con el conducto. Este elemento debe disponer de rejillas adecuadas para evitar que hojas y otras partículas medianas pasen a las bajantes.

Además, es importante que los conductos estén dimensionados correctamente para evitar que se desborden y así generar un buen aprovechamiento del agua.

 

2_ Un filtro que elimine partículas de mayor tamaño. Debe estar conectado a la red de desagüe y disponer de tapa de registro para su limpieza periódica.

“Existen filtros de carbón activado y arena que remueven partículas menores a 5 micras, se pueden agregar filtros pulidores de membrana que remueven partículas hasta de 0.5 micras”, sostiene Serrano.

Fuente: Agua Sustentable

 

3_ Depósito: Aquí se almacena el agua. Es recomendable que esté enterrado para evitar la aparición de algas y bacterias.

Serán de diferentes tamaños en función del agua que se almacene, los más grandes son de hormigón. Las paredes tienen que ser de materiales que permitan la correcta conservación del agua.

 

4_ Bomba de impulsión para la distribución. Que tenga un material adecuado para el agua de lluvia, que sea silenciosa y una buena eficiencia son 3 características indispensables para su buen desarrollo.

 

5_ Sistema de gestión y control. Es opcional tenerlo. Este sistema gestiona la alternancia de la utilización de agua de la reserva y la red general.  Esto quiere decir que cuando el agua de lluvia se acaba pasa automáticamente a suministrar la de red y si hay precipitaciones de nuevo, se  vuelve a utilizar la del depósito.

“Los sistemas de agua de lluvia son fáciles de hacer y se pueden construir con materiales tradicionales. Los beneficios tanto ambientales, sociales y económicos son muchos, y por eso es una estrategia que recomendamos enormemente”, concluye Durán.

La recolección de agua de lluvia, el compostaje y  la colocación de techos verdes son algunas de las tantas cosas que podemos hacer para transformar el lugar donde vivimos en un espacio más sustentable.

^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.