Cambiar
Cambiar

¿Es Rusia 2018 el primer mundial ecológico de la historia?

A pesar de lanzar un programa para mitigar el impacto ambiental, la FIFA y el gobierno de Putin no parecen en condiciones de levantar la copa sustentable.

23 de junio de 18 . 13:08hs
mm

Redacción Aconcagua

Ya empezó el Mundial y solo importa una cosa: el fútbol. Especialmente en Rusia, el país anfitrión, que recibirá durante este mes a cientos de miles de fanáticos del deporte más popular del mundo.

Sin embargo, organizar una Copa del Mundo –como cualquier otro gran evento global– genera un fuerte impacto ambiental que muy pocos tienen en cuenta.

Más allá de las kilométricas huellas de carbono o de la generación inmensa de basura, quizás la prueba más explícita del impacto ambiental son los “elefantes blancos”, como se denomina a los gigantescos estadios que se construyen para las citas mundialistas por cifras millonarias  y que a los pocos meses entran en desuso y son abandonados.

Como respuesta, la FIFA y el gobierno liderado por el polémico Vladimir Putin buscan convertir a Rusia 2018 en el “primer mundial ecológico de la historia”.

El titular de la FIFA, Gianni Infantino, junto a Vladimir Putin.

Para ello lanzaron la Estrategia de Sustentabilidad de la Copa del Mundo, que incluye una serie de iniciativas que apuntan a reducir el impacto en el medio ambiente.

Entre las acciones se destaca que para la construcción de los nuevos estadios fueron utilizados materiales sustentables y técnicas de ahorro que permitirán reducir en un 70 por ciento la energía utilizada en cada inmueble.

Estadios como el Nizhny, el Luzhnikí, el Volgograd, el Samara Arena y el Mordovia Arena se construyeron bajo estas técnicas.

El Estadio Olímpico Luzhniki, principal escenario de la Copa del Mundo, fue remodelado con criterios sustentables.

Precisamente el estadio Luzhnikí utilizará también luces led para el ahorro eléctrico y su estructura, además, permite que se ahorre agua.

“El clima de la Tierra va cambiando como resultado de la actividad humana”, indicó, por su parte, la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura.

En tanto, para las áreas verdes se plantaron 1.050 árboles y se generó un espacio de 15.700 metros cuadrados de jardines, lo cual reducirá en un 70% el consumo de energía necesaria para la operación de las instalaciones.

Claro que si bien suman, las propuestas de Rusia lucen insuficientes para que levante sin sonrojarse la bandera del “primer mundial ecológico”, un mote que, por caso, Brasil ya quizo atribuirse en 2014.

Además, el historial del gobierno Putin en materia de sustentabilidad es por lo menos polémico. Por citar un episodio,  la ONU criticó duramente a Rusia por la falta de planificación ambiental durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, en 2014.

Semanas atrás, activistas y ciudadanos rusos denunciaron que el Gobierno llevó a cabo un “canicidio”. Es que las autoridades de siete de las 11 sedes Mundialistas decidieron exterminar a miles de perros callejeros con el objeto de evitar que fastidien a los turistas que viajaron para ver la Copa.

Por otra parte, muchos cuestionan el escaso compromiso ecológico de la FIFA y de sus principales sponsors.

Jugamos todos

Quienes viajen a Rusia también podrán hacer su aporte: la FIFA invitó a todos los poseedores de entradas a sumarse a la campaña de protección ambiental.

Algunos hinchas ya tomaron cartas en el asunto y dan el ejemplo. Luego de conseguir sendos triunfos en el Mundial Rusia 2018, los hinchas de Japón y Senegal se encargaron de limpiar sus respectivas tribunas antes de retirarse de los estadios.

De hecho, el video de los japoneses levantando la basura en el estadio Mordovia Arena de Saransk tras haber derrotado a Colombia 2 a 1 se hizo viral y llevó a otros hinchas –incluso argentinos– a imitarlos.

Por otra parte, la FIFA compensará, por cada participante registrado, un total de 2,9 toneladas de emisiones de carbono vinculadas con la llegada de aficionados al Mundial, precisó el gobierno ruso a la prensa.

La estrategia de sustentabilidad también incluye a la pelota oficial, fabricada por Adidas.

La Telstar 18 es un homenaje al balón utilizado en México 1970,  que llevaba ese nombre debido al satélite lanzado al espacio en la década del 60.

La Telstar también quiere ser la primera pelota ecológica.

Según informó la marca deportiva alemana, esta versión actualizada cuenta con detalles ecológicos que van desde la tecnología utilizada hasta su embalaje 100% reciclable.

Además, el balón tiene un 17% de poliéster y el 83% restante es TPU (poliuretano termoplástico), un material reciclado que se caracteriza por su alta resistencia a la abrasión, al oxígeno, al ozono y a las bajas temperatura.

Detalles sustentables en la máxima cita del fútbol mundial.

^^^

  • hector garrido . 01:52hs

    me gustaría preguntar si el mundial que dura un mes cada 4 años, contamina más que todos los barcos, vehículos y aviones de guerra que USA la OTAN todos los días para bombardear países supuestamente enemigos

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.