Explorar
Explorar

Así es el flamante Parque Nacional que queda a minutos del Obelisco

Unas 5.000 hectáreas protegerán al emblemático ciervo de los pantanos y a otras 350 especies. Queda a 60 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

11 de octubre de 18 . 17:41hs
mm

Manuel Torino

¿Un gigantesco espacio verde 125 veces más grande que los Bosques de Palermo a minutos del Obelisco porteño? Suena a utopía en una megalopólis como Buenos Aires, con casi 15 millones de personas viviendo en su área metropolitana.

Pero lo que parecía imposible se hizo realidad: ayer el Congreso sancionó una ley que da vida al Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, en la zona de Campana, provincia de Buenos Aires, a solo 60 kilómetros de la Capital.

El flamante parque integrará las 4.088 hectáreas que conformaban la actual Reserva Natural Otamendi con otras 1.200 de la Reserva Natural Río Luján.

“Esto dará lugar a un espacio significativo para la conservación de la biodiversidad y la sustentabilidad de los servicios ambientales del humedal, incorporando a la cuenca baja del río Luján”, explicaron desde la Administración de Parques Nacionales.

[Leé más: De la selva a la nieve: el nuevo Parque Nacional Aconquija en Tucumán]

La creación de esta nueva área protegida coincide con el 28° aniversario de la Reserva Otamendi, y amplía la superficie del área protegida  jerarquizando su estatus de conservación.

Refugio natural

El flamante parque protegerá al ciervo de los pantanos, una especie amenazada por la caza furtiva y por creciente pérdida de su hábitat en el Delta.

Se trata del cérvido nativo más grande de América del Sur, declarado monumento natural por la provincia de Entre Ríos.

Pero este oasis verde también será refugio de unas 309 especies de aves y 48 mamíferos, según informó la Secretearía de Ambiente que encabeza Sergio Bergman.

La mayor parte de flamante parque está compuesto por humedales. Sus pastizales altos están dominados por enormes cortaderas o “colas de zorro”, donde aves como los mistos y corbatitas encuentran un sitio clave donde vivir.

En la barranca se conforman bosques naturales de talas, acompañados de saucos, ombúes y espinillos, y son recorridos por zorzales, tacuaritas azules y pepiteros. Allí las comadrejas overas y gatos monteses encuentran refugio diurno.

En tanto, los bajos son el hogar de la mayor parte de especies amenazadas del área, entre las que se destaca el emblemático ciervo de los pantanos.

^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.