La revolución del kiri, el árbol que podría salvar el planeta

De origen asiático, es capaz de crecer en suelos infértiles y absorbe diez veces más CO2 del ambiente que otras plantas.

28 de febrero de 19 . 17:26hs
mm

Redacción Aconcagua

Con sus frondosas copas de color violeta, el kiri se plantó durante siglos en Asia con fines ornamentales. Sin embargo, esta especie oriunda de China es mucho más que una planta bonita.

El kiri tiene fabulosas cualidades. En primer lugar, es tan fuerte que puede crecer en suelos casi estériles.

Además, purifica los suelos y absorbe 10 veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol, es decir que limpia la atmósfera y que podría ayudar a frenar el calentamiento global.

¿Podrá este árbol ser la respuesta al cambio climático?

Estas características le valieron el nombre de “árbol milagroso” y no son pocos los que apoyan la revolución del kiri como forma de cuidar el medio ambiente.

Con una altura de hasta 27 metros, grandes hojas y vistosas flores, el kiri se popularizó como planta ornamental en Asia, desde donde se extendió a Europa en el siglo XIX.

De asombroso parecido con el jacarandá, la Paulownia Tormentosa –tal su nombre científico– pertenece a otra familia y se distingue del árbol nativo sudamericano por su asombrosa velocidad de crecimiento: en apenas ocho años puede alcanzar los 20 metros de altura.

Por su flor violeta, el kiri suele ser confundido con el jacarandá.

Otra de sus virtudes es la capacidad para resistir a agresiones extremas, como el fuego, ya que puede regenerar sus raíces y vasos de crecimiento de forma rápida incluso en terrenos casi estériles. Por ello, suele utilizarse como “planta pionera” en suelos poco fértiles puesto que sus hojas, ricas en nitrógeno, aportan nutrientes al suelo al descomponerse, mientras que sus raíces previenen la erosión.

Sin embargo, no todo es beneficios cuando hablamos del kiri.  Esa misma fortaleza y adaptabilidad la hace una especie altamente invasora. Se ha demostrado que tiene un alto potencial de desplazar a árboles nativos. De hecho, en países como Colombia, ha sido declarada “planta no grata” y se desaconseja su plantación.

La revolución del kiri

Con estos beneficios, se inició en Texas un proyecto denominado The Kiri Tree Revolution, con el objetivo de plantar un millón de estos árboles para purificar el contaminado suelo de este estado petrolero norteamericano y lograr que vuelva a ser apto para el crecimiento de especies vegetales.

Europa y Estados Unidos ya llevan plantados millones de kiris.

Según los expertos a cargo del proyecto, si la experiencia prospera, el árbol más resistente del mundo podría ayudar a recuperar muchos otros rincones del cada vez más deteriorado planeta.

[Lee más: El cambio climático se consolida como la principal preocupación mundial]

En algunas regiones de China, existía la tradición de plantar un kiri cada vez que una niña nacía, para que acompañara su crecimiento. Cuando la niña estaba en edad de casarse (que para esa época era en la adolescencia), el Kiri estaba maduro y se lo cortaba para confeccionar los muebles para el nuevo hogar.

^^^

  • Susana C . 20:09hs

    Q increible este arbol y es re parecido al jacaranda

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.