Hacer
Hacer

Bariloche inexplorado: la otra cara de la montaña

Algunas experiencias fuera de pista para conectarse con la naturaleza junto a cerveza Corona.

28 de agosto de 18 . 18:45hs
mm

Manuel Torino

Si bien la pistas nevadas se llevan todos los flashes cuando pensamos en las postales de Bariloche en invierno, lo cierto es que el Cerro Catedral es mucho más que ski.

Los lagos y las montañas del mayor centro invernal de Sudamérica esconden propuestas ideales para descubrir la naturaleza de la Patagonia en toda su dimensión.

Sin embargo, son pocos los que se animan a explorar el lado B de Bariloche en invierno.

Una prueba de ello es que cuando cierran los medios de elevación por cuestiones climáticas –algo que esta temporada pasó más de una vez–, la elección de la gran mayoría en el Cerro es la misma: Netflix.

Por eso, si sos de los que sienten que a veces la montaña puede parecerse bastante a un parque de diversiones (filas eternas en las sillas, niños llorando de la mano de sus padres, etc) y querés salir a explorar la naturaleza, hoy en ACONCAGUA junto con Cerveza Corona te compartimos algunas experiencias para que disfrutes como si fueras un local.

1_ Dejá tu propia huella

Si sos amante de la montaña, la sensación de caminar flotando sobre un manto de nieve virgen mientras avanzás entre los bosques es algo que tenés que probar.

La caminata con raquetas de nieve es una práctica milenaria, muy común en los países nórdicos, y no requiere experiencia previa ni una gran preparación física.

Las raquetas de nieve son ideales explorar la montaña sin depender de los medios de elevación.

Básicamente, son unas plataformas que se acoplan a tus botas y sirven para desplazarse con más comodidad y rapidez sobre terrenos nevado o helados.

Las raquetas son ideales para alcanzar zonas de difícil acceso porque distribuyen el peso de la persona sobre una superficie más grande de manera que el pie no se hunda en la nieve.

Para las travesías largas los alpinistas usan bastones para tener más equilibrio, pero no son indispensables.

En la base del Catedral hay varios rentals de ski que te alquilan las raquetas y también hay guías de montaña de Catedral Alta Patagonia que ofrecen excursiones de entre 2 y 4 horas.

2_ Noches en la cima

“Hacer noche en un refugio de montaña te conecta con lo más esencial que una persona necesita: calor, comida y compañía”, nos cuenta Ernesto Cingolani, director del Club Argentino de Ski y uno de los alpinistas que más y mejor conoce Bariloche.

Los refugios de montaña –esas pequeñas cabañas de piedra y madera colgadas de la montaña y equipadas con apenas lo indispensable–, son otra de las experiencias imperdibles si lo que buscás es escaparte del ruido y conectarte con la naturaleza.

El Frey, uno los refugios más icónicos de la Patagonia, está abierto también en invierno. | FOTO: Secretaría de Turismo Bariloche

Bariloche cuenta con la mayor cantidad de refugios del país y son una verdadera red: todos están conectados por senderos y caminos de montaña que permiten combinar las travesías. De esta forma, se pueden visitar varios sin necesidad de volver a pasar por la civilización.

Y si hablamos de refugios, no podemos dejar de mencionar el refugio Lynch, en la cumbre del Cerro Catedral, donde este invierno Corona festejó una nueva edición de Corona Sunsets, el ciclo de eventos a nivel global que combina música, naturaleza y buenos momentos en locaciones especiales.

El refugio Lynch es el más alto y más antiguo del Catedral. | FOTO: Juanchi Camargo

Es sabido que cada verano llegan a la Patagonia miles de aventureros de todo el mundo que duermen en las cuchetas de estos refugios, al calor de una chimenea o una salamandra.

Pero lo que no muchos saben es que algunos de estos mágicos lugares también están abiertos en invierno.

“El refugio Frey, por ejemplo, es ideal para los que recién empiezan”, explica Ernesto.

Ubicado más de 1.700 m sobre el nivel del mar, a orillas de la laguna Toncek, y al pie de la aguja Frey del cerro Catedral, es una de las construcciones más pintorescas y puede albergar hasta 40 personas.

El Frey ofrece comidas, pernocte y excursiones guiadas. El camino es accesible y el tiempo de marcha aproximado es de 8 horas.

Eso sí: al emprender este tipo de aventuras, es clave informar a dónde y cuándo vas a ir, completando un registro para caminantes que es obligatorio y está regulado por Parques Nacionales.

Poder disfrutar de la montaña por más tiempo #ThisIsLiving

Una publicación compartida de Corona Argentina (@corona_argentina) el

3_ Espíritu fuera de pista

El fuera de pista es para quien hace snowboard casi una cuestión de principios. Allí donde haya una parte de la montaña sin pisar, irán los riders.

La bajada de La Laguna es uno de los secretos mejor guardados de los riders. | FOTO: Aconcagua.lat

En este sentido, uno de los secretos mejor guardados del Catedral es La Laguna, una cara lateral de la montaña a la que se accede tras una difícil caminata, con las tablas al hombro, desde la telesilla Del Bosque.

Con la idea fija de explorar el lado b de Bariloche, hasta allí arriba llegamos esta temporada junto a amigos de Corona como el fotógrafo Diego Weisz.

“La cosa se puso interesante cuando le pusimos ‘piel de foca’ a nuestros esquíes para subir caminado por la montaña sin resbalar. Era mi primera vez pero resultó ser mas fácil de lo que me imaginaba y cientos de pasos después nos encontramos del otro lado de la montaña, solos, rodeados de nieve virgen ¡y de un paisaje único!, cuenta Diego sobre la expedición.

Y agrega: “Hacia un lado, un lago turquesa y hacia el otro lado las famosas torres del cerro, unas inmensas agujas de piedra que imponen su presencia haciéndote entender que son las dueñas del lugar. Es ahi donde uno entiende lo chiquito y frágil que somos frente a la naturaleza. Y ahí arriba nos quedamos un buen rato, callados, pero agradeciendo por dentro la posibilidad de estar ahí. Después abrimos una cerveza, brindamos y con una sonrisa comenzamos el descenso. En mi caso mas que descenso podríamos llamarlo un aterrizaje forzoso en nieve onda”.

Merecido brindis al llegar caminando hasta el sector de La Laguna. | FOTO: Diego Weisz

Vale aclarar que La Laguna se trata de un área de la montaña no patrullada y con riesgos eventuales de avalanchas, por lo que conviene ir con guía. Y usar casco. Sin excepciones.

4_ Lagos invernales

Otro de las alternativas para explorar la naturaleza en Bariloche durante el invierno es el lago Gutierrez.

Los habitués del Catedral lo conocen bien: se trata del impactante espejo de agua que se detecta desde la silla séxtuple cuando se baja de la montaña tras una jornada de ski.

A solo 15 minutos en auto desde la base del Catedral, el Gutiérrez está rodeado por bosques de coihues y sus aguas son relativamente templadas, por lo que es uno de los preferidos para hacer deportes acuáticos.

Para los más osados siempre está la opción adentrarse en sus senderos hasta la Cascada de los Duendes, un spot perfecto para hacer un picnic.

Porque también en invierno, la naturaleza de la Patagonia nos inspira y nos invita a explorar.

^^^

[Explorá más: Casa Corona, música y naturaleza en la cima]

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.