Hacer
Hacer

Guía práctica para hacer tu propio compost en cuatro simples pasos

El compostaje es un proceso natural que todos podemos hacer desde casa. Acá te contamos cómo.

23 de agosto de 18 . 17:16hs
mm

Sofía Cormick

La basura se transformó en un serio problema para Buenos Aires. Cada día generamos 17.000 toneladas de residuos –el equivalente a diez obeliscos porteños– que se acumulan en rellenos sanitarios del conurbano bonaerense.

Sin embargo, el 50% de nuestros desechos son de material orgánico que no necesariamente deberían ir a parar al tacho de basura.

Yerba, restos de frutas y verduras, carozos, cáscaras de huevo, saquitos de té y café son algunos de los elementos orgánicos que desperdiciamos a diario y que se podrían aprovechar.

Por eso el compostaje aparece como una respuesta al problema de la basura que aqueja a las grandes ciudades.

“Tiraste la basura al tacho, sacaste la bolsa a la calle y ahí se terminó, te olvidaste. Pero la realidad es que al principio, todavía no pasó nada”, afirma Nicolás Enríquez, diseñador industrial y cofundador de YoCompost, una organización que promueve la reutilización de desechos orgánicos en  universidades, empresas, estadios y escuelas.

El sitio Red de Compostaje es otro espacio que trata de concientizar sobre la problemática y sumar compostadores.  Según sus métricas, de las 17.000 toneladas de residuos que se generan todos los días en área metropolitana, 8.000 son orgánicas.

Para contribuir a la reutilización de los recursos orgánicos y a su vez sacar provecho de sus beneficios, todos podemos asumir el desafío de comprometernos con el compostaje y dejar de creer que se trata de un proceso arduo, complicado y poco higiénico.

Una vez que se vuelve costumbre, descubriremos la simpleza y los grandes beneficios que se asocian al proceso. El producto resultante, será una especie de tierra oscura y de aspecto y color semejantes a la tierra del bosque que es ideal para usar como abono natural.

Es importante tener en cuenta que no todos los materiales son aptos para hacer compost. Los materiales que pueden ingresar en la compostera son: restos de fruta y verdura, cáscaras de huevo y frutos secos, saquitos de té o café, yerba, toallitas de papel, papel de diario, hojas y restos de jardín y de poda.

Los que NO pueden ingresar son: carnes, lácteos o productos no orgánicos.

A continuación, desde ACONCAGUA te contamos cómo armar tu propio compost en cuatro simples pasos desde tu casa.

Paso 1_ La compostera

 

La compostera es el contenedor que retiene la mezcla, la mantiene aireada y húmeda y protege de animales y de la intemperie.

Allí dentro se genera un ecosistema en donde insectos y microorganismos se encargan de transformar los desechos orgánicos en tierra.

Por esto es importante que esté ubicada en un lugar resguardado del viento y de la lluvia y que no reciba muchas horas de sol directo.

Conviene ubicarla en un lugar con sombra para favorecer la humedad, muy necesaria para que los microorganismos hagan su tarea.

Algunas ideas para usar de compostera son: cajones de fruta, tachos de alambre tejido, macetas de cemento (con drenaje), barriles de plástico, pallets o incluso hacer un pozo en el jardín.

Es importante que la cubras con una tapa, lona o bolsa de plástico para protegerla de animales e insectos.

*Bonus track: Si la compostera se encuentra sobre material y no está en contacto directo con la tierra,  podés levantarla y colocar un recipiente que retenga un líquido rico en nutrientes que también sale de la mezcla; otro fertilizante ideal para tus plantas.

Paso 2_ Los desechos

Una vez ubicada, ya podes ir desechando los restos orgánicos en la compostera. Para que el proceso se desarrolle bien, es conveniente agregar los restos de jardín con los orgánicos de comida en proporciones similares.

La mezcla no debe estar ni muy seca ni muy húmeda; agregá agua si la ves muy seca y sumá desechos si la notás demasiado húmeda.

El agua es muy importante para mantener vivos a los microorganismos.

Otro dato clave que comparten los amigos de Red de Compostaje: es muy recomendable que incluyas lombrices rojas a la mezcla, ya que estas ayudan a que los microorganismos aceleren varias veces los tiempos de descomposición.

Siempre que haya humedad y desechos orgánicos, las lombrices van a reproducirse y generar cada vez mejor  tierra.

[Leé más: 10 consejos para hacer de tu departamento un lugar mas sustentable]

Paso 3_ La aireación 

El oxígeno es también muy importante en el proceso de compostaje.

La aireación se consigue removiendo la mezcla una vez por semana. Una vez pasados los primeros siete días, revolvé los desechos depositados anteriormente y repetí esto cada semana.

Podés agregar más material orgánico y siempre volver a tapar la compostera. Recordá agregar agua si la mezcla está muy seca.

Los malos olores que muchos asocian al proceso son, en realidad, consecuencia de bacterias anaeróbicas que viven donde no hay oxígeno. Siempre que la mezcla sea aireada, nuestro compost tendrá olor a tierra húmeda.

 

Paso 4_El resultado

El proceso de compostaje lleva su tiempo: tarda entre tres y seis meses en madurar por completo.

Cuanto más antigua sea tu compostera, más organismos habrán actuando a la vez y menos tardará en completarse el proceso, explican los expertos consultados.

[Leé más: Cómo recolectar agua de lluvia en tu casa]

Para saber si la tierra está lista, tomá un puño y mirá su color. El resultado deberá ser una tierra de color negro, sin restos de lo depositado, húmeda y sin olor.

Ahora sí,  ya podés empezar a usarla como abono para tu jardín o macetas.

^^^

 

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.