Pensar
Pensar

Conocé las claves del “hygge”, el secreto de la felicidad danesa

Se trata de un concepto de bienestar que no tiene traducción pero que se puede replicar en casa, especialmente en invierno.

7 de agosto de 18 . 12:19hs
mm

Redacción Aconcagua

Dinamarca es de los países más felices del mundo. Así lo refleja cada año el ranking de la felicidad que elabora la ONU, del que la pequeña nación danesa no baja del podio hace una década.

¿Cuál es el secreto de su bienestar? Posiblemente, una de las claves sea el hygge, un movimiento que relaciona la felicidad con los momentos simples de la vida cotidiana.

No existe una traducción literal para el hygge. Algunos lo relacionan con la palabra “acogedor”, pero lo cierto es que se trata de un concepto 100% danés.

Par Marie Tourell Søderberg, autora del libro “Hygge, la receta de la felicidad”, se trata de un postura frente a la vida “que forma parte intrínseca del carácter nacional danés, pero su esencia no es danesa, sino universal”.

El hygge es un elemento clave en el bienestar del frío país nórdico.

Al tratarse de una cuestión tan personal, la manera de practicarlo varía de persona en persona.

Así, para alguien puede tratarse de dar un paseo matutino por el parque y para otro, tomarse un café en invierno frente a una chimenea en una noche fría.

Søderberg explica que el clima es uno de los factores determinantes en el estilo de vida danés. El contraste entre el calor y el frío, así como entre la luz y la oscuridad, hacen que la población se refugie en las casas, y de allí la importancia del famoso “calor de hogar” y la familia.

En pleno invierno, cuando los daneses sólo tienen cuatro horas de sol al día y las temperaturas promedio rondan los 0ºC, la gente pasa más tiempo en en casa.

Durante el crudo invierno danés las horas diarias de luz se reducen a cuatro.

Y esto significa que se pone mucha atención a las formas de pasarla bien dentro del hogar.

De hecho, el adjetivo de hygge es “hyggeligt”, una palabra que se ofrece como cumplido a alguien después de haber pasado una noche agradable en su casa.

Así, el hygge dice presente en un grupo de amigos reunidos alrededor de una mesa compartiendo una cena. O puede vincularse con el tiempo que uno pasa solo leyendo un buen libro.

La idea, entonces, es relajarse y sentirse “como en casa” tanto como sea posible, olvidándose de las preocupaciones cotidianas.

Felicidad for export

¿Es posible replicar este método que parece fomentar la felicidad a otros países?

Dinamarca es célebre por su estado de bienestar y está considerada como una de las sociedades más igualitarias del mundo.

La gratuidad de la educación, la alta calidad de su salud y el bajo desempleo dan a los daneses una sensación de seguridad tanto económica como social, por lo que, según la autora, “una vez satisfechas las necesidades básicas, quede más margen para profundizar en los elementos sociales, creativos y personales de la vida, y sea más fácil que prospere el hygge”.

Armarse un rincón acogedor en casa es una de las claves del hygge.

Sin embargo, otros aseguran que este concepto no solo es replicable en cualquier clima, sino en cualquier rincón del planeta.

“El resto del mundo parece estarse dando cuenta gradualmente de lo que los daneses han sabido durante generaciones: que pasar un tiempo relajado y acogedor con amigos y familiares, tomando café con pastel o cerveza, puede ser bueno para el alma”, afirma Helen Russell, autora del best seller “El año en que vivimos a lo danés: descubriendo los secretos del país más feliz del mundo”.

Meik Wikinges otro de los referentes de este movimiento, armó una guía para practicar el el hygge. A continuación, desde ACONCAGUA te resumimos algunos puntos claves para convertir tu casa en un hogar “hyggeling”:

– Armar un “hyggekrog”: así denominan los daneses al lugar de la casa “donde acurrucarse con una manta, un libro y una taza de té”.

– Prender una chimenea: según él, ésta es la pieza más “hyggelig” del hogar.

– Otra opción son las velas, se trata de un elemento esencial para el hygge.

– Mantas: no se trata sólo de estar abrigado en invierno. Según el autor, estar arropado bajo un edredón se vincula con sentirse protegido y seguro.

– Priorizar los elementos hechos de madera que por su calidez y vínculo directo con la naturaleza. Además de su mobiliario de diseño nórdico, los daneses juntan ramas, semillas y especies para decorar sus hogares. 

–  La lectura como símbolo de descanso y relajación, es fundamental. Los juegos de mesa en familia o con amigos también son muy “hyggelig”.

Mantas, libros, tazas y madera, protagonistas de la felicidad danesa.

– Elegir una taza de porcelana que se convierta en “la preferida”.

– Fomentar el aspecto táctil: el autor destaca que no es lo mismo “el contacto con algo de acero, vidrio o plástico” que con “porcelana caliente o madera”.

– El ritual de la comida: los daneses no conciben una velada sin una bebida caliente y una buena comida. Cocinar entre amigos o familia es también muy común. Una noche hygge puede ser comprar unos quesos y un buen vino para degustarlos a la luz de las velas.

– Oda a lo vintage: aquí se ponen en valor “la nostalgia, el valor sentimental y la historia”. Los expertos sostienen que lo hygge tiene que ver con hacer cosas que reconocerían nuestros ancestros. 

^^^

  • ISA . 17:43hs

    Qué genialidad! Ya mismo a replicar en Argentina! Hygge parecería ser ni más ni menos que el mimo para el alma. Aguanten los daneses!

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.