Explorar
Explorar

El pez que crea obras de arte para impresionar a su pareja

Es casi invisible, pero para compensar, también es uno de los artistas más sofisticados del reino animal.

4 de Julio de 17 . 14:07hs
mm

Redacción Aconcagua

¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para impresionar a tu pareja?

El pez globo es capaz de invertir 200 horas seguidas de minucioso trabajo con tal de asombrar a su potencial compañera. El resultado: una verdadera obra de arte.

Este misterioso creador de castillos de arena bajo el mar fue descubierto en el 2011, cuando investigadores de la revista científica Nature resolvieron el enigma de quién los hace y por qué.

Los dibujos acuáticos son una forma de cortejo que contempla una matemática de cálculos angulares y de simetría milimétrica.

El romántico personaje es una especie del género Torquigener, primo del pez globo venenoso, famoso por los accidentes en los restaurantes japoneses tal como inmortalizó Los Simpsons.

Mide apenas 12 centímetros y solo se desarrolla en bancos de arena de Japón. 

Las estructuras simétricas fueron un misterio durante años

El video que subió la BBC explicando su comportamiento, lleva más de 20 millones de reproducciones y fue compartido por más de 600.000 personas.

Estas estructuras simétricas fueron un misterio desde que las descubrieron en 1995. Inicialmente se pensó que eran provocadas por cambios de corriente, cuando en realidad se trataba de un arado causado por las aletas de este ser casi invisible: su lomo tiene el color de la arena.

Su lomo color arena lo hace casi invisible. Para compensar, crea verdaderas obras de arte.

El pez termina el trabajo decorando los bordes de su construcción con pequeños caracoles con el fin de que la hembra de pez globo se sienta atraída por el dibujo, visto desde cierta distancia.

Suele decorar su obra con pequeños caracoles

Normalmente las esculturas con más crestas son seleccionadas por encima de otras más simples. Una vez que a la hembra se decida por una estructura pasará a poner los huevos en su centro donde el macho los fecundará.

De esta manera, el mandala gigante no solo sirve para atraer a la hembra sino también para proteger durante cierto tiempo a los huevos de las corrientes; al menos hasta ser fecundados.

Una vez que esto sucede, el macho es quién se dedica a cuidarlos durante seis días. Tiempo suficiente para que el mar y sus corrientes acaben con su pieza de arte.

No intentará arreglarla, ni la reconstruirá en el mismo terreno. Se irá a otra zona, posiblemente no muy lejos y el romántico ritual vuelve a comenzar.^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.