Hacer
Hacer

La marcha silenciosa de los cultivadores solidarios

Entre el activismo y la asistencia social, producen aceite de cannabis en la ilegalidad para suministrarlo a pacientes que sufren de cáncer, epilepsia o Parkinson.

9 de Mayo de 17 . 08:00hs
mm

Juan Barberis

Mayra vive en La Plata, tiene 34 años y desde hace más de veinte sufre del Síndrome de West, un tipo de epilepsia poco común que aflora en la infancia produciendo convulsiones y un severo retraso en el desarrollo psicomotor. Su madre, Norma Merlo, una sub-oficial retirada de la Policía Bonaerense, recién en agosto pasado dio con la fórmula para contrarrestar una rutina diaria de 40 a 50 convulsiones. “Después de tantos años buscando algo para que ella esté mejor y tenga una mejor calidad de vida, dimos con el aceite de cannabis”, dice Nora. “Gracias a la enorme ayuda de los cultivadores solidarios Mayra nació de vuelta, su vida y la nuestra cambiaron completamente”.

Norma Merlo conoció el trabajo de Marcelo Morante a través de una entrevista en los medios. Ya había escuchado que se estaban implementando tratamientos de diferentes enfermedades con derivados de la planta de cannabis, pero fue hace sólo unos meses cuando tomó la determinación de visitar a Morante, un médico e investigador de la Facultad de Medicina de La Plata que desde hace cuatro años, y frente a la resistencia de buena parte de la comunidad científica, estudia los beneficios de la planta.

Después de la primera consulta, Morante la derivó con Julián Lemus, un cultivador solidario y activista cannábico, que desde años se dedica a la extracción de aceite para ofrecerlo a familias y pacientes con enfermedades como cáncer, epilepsia o mal de Parkinson. “Me recorrí toda clase de médicos sin ninguna respuesta”, dice Nora. “Y la solución llegó de repente, y de forma totalmente desinteresada. Ahora Mayra ya casi no tiene convulsiones y está contenta y mucho más conectada con todos nosotros”.

Los Cultivadores Solidarios son una rara avis en expansión que trabaja en la ilegalidad, entre el activismo político y la asistencia comunitaria, para ayudar a proliferar los beneficios del cannabis. La primera organización conformada como ONG surgió en Necochea en 2013, y hoy ya son 22 las agrupaciones diseminadas en todo el país y nucleadas en FOCA (Frente de Organizaciones Cannábicas de Argentinas), que tienen como principal objetivo fomentar el autocultivo. “Somos cultivadores que nos hemos agrupado para ayudar a gente que lo necesita. Lo más valioso es compartir nuestros conocimientos, nuestra experiencia con la planta y las buenas prácticas de extracción de aceite”, dice Julián Lemus, que es integrante de Cannabis Medicinal La Plata y de la ONG Cultivadores Solidarios Argentina. “No necesitás de un laboratorio para hacer medicina en tu casa, nosotros tenemos en nuestras manos una herramienta que la donamos para mejorar la vida de las personas”.

Los cultivadores trabajan en la ilegalidad, entre el activismo político y la asistencia comunitaria, para ayudar a proliferar los beneficios del cannabis.

La parábola del conocimiento mostró un sentido curioso, poco habitual: esta vez fueron los médicos los que tuvieron que acercarse a los cultivadores para conocer e informarse sobre los beneficios curativos del cannabis, una planta milenaria que fue utilizada en buena parte del mundo occidental con fines medicinales hasta principios del siglo pasado, cuando fue estigmatizada por gobiernos y desplazada por la farmacopea.

El Cannabis contiene más de 300 compuestos, cannabinoides y terpenoides, que son utilizados de diferentes formas para palear los efectos nocivos del tratamiento contra el cáncer, detener las convulsiones de la epilepsia o los temblores del mal de Parkinson. “El conocimiento fue inverso: los científicos fueron en busca de los cultivadores para aprender pautas básicas de la planta, una medicina totalmente desconocida para nosotros”, dice, en diálogo con ACONCAGUA, el Dr. Morante, quién también es autor del libro Sin Dolor, en el que relata las aplicaciones del cannabis medicinal. “Desde ese momento entendimos que ellos iban a ser nuestros compañeros en la lucha. Sin su aporte, nuestro tratamiento no podría realizarse”.

Los Cultivadores Solidarios representan el eslabón más importante y también el más vulnerable dentro de la cadena del cannabis medicinal o terapéutico: hoy la “siembra o cultivo para producción de estupefacientes” contempla una pena que va de entre 4 y 15 años de prisión. Casos recientes como los de Eric Pascottini y Nicolás Tverdovsky, dos cultivadores solidarios radicados en Capilla del Monte, Córdoba, que estuvieron detenidos 50 días; o el de Adriana Funaro, que fue recientemente fue liberada pero que tuvo que pasar meses en prisión domiciliaria por plantar cannabis para combatir sus dolores por artrosis, son sólo algunos casos que muestran la necesidad de proteger el derecho al autocultivo.

Julián Lemus es activista cannábico y fundador de Cultivadores Solidarios Argentinos. | FOTO: JAVIER QUEVEDO

“Es ridículo que sigamos siendo tildados de narcos o delincuentes por cultivar una planta que tiene propiedades curativas”, argumenta Lemus. “Vivimos en una sociedad con muchos prejuicios, por eso nuestro mayor compromiso es el de informar los beneficios de la planta. El Estado no puede ignorar más esta realidad que se vive”.

Aunque la ley que permite el uso medicinal del cannabis medicinal acaba de ser aprobada en el Congreso de la Nación, su diseño sigue resultando sesgado e insuficiente, coinciden los especialistas consultados. La nueva ley sólo autoriza a cultivar a la Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y habilita a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) a importar el aceite. Estas  medidas siguen restringiendo el acceso a la medicina, siempre al alcance de quienes puedan comprarla en el exterior o se beneficien con un plan de distribución estatal.

Hoy, importar un frasco de 30 mililitros de aceite de cannabis desde Chile o Uruguay cuesta alrededor de los 300 dólares. “Además, los trámites para la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica son demasiado largos y engorrosos. Y si no existe un protocolo médico, el que entra el aceite es considerado un narcotraficante”, dice Lemus.

Aunque la Anmat recibe muchas solicitudes para el ingreso de productos derivados del cannabis, hasta el 2016 sólo autorizó los destinados al tratamiento de la epilepsia refractaria de niños y adultos jóvenes. Para el resto de la enfermedades tampoco se contará con ese beneficio. Mientras tanto, el autocultivo como modo de acceso a la medicina seguirá siendo una práctica penada por la ley.

“Una ley tiene que tener incorporados a todos los actores del proceso”, aporta Morante. Y agrega: “Sin el autocultivo, el Estado no va a poder responder a la demanda de tantos pacientes. El autocultivo fue en el mundo una forma natural de dar respuestas cuando el Estado no llega, no alcanza”.

“Sin el autocultivo el Estado no podría responder a la creciente demanda de aceite de cannabis”

Según Morante, que es pionero en Argentina en el uso de cannabis medicinal, los Cultivadores Solidarios son en buena parte responsables del cambio cultural y científico que se viene experimentando en el país en los últimos años. “Al cultivador solidario lo considero trascendental. El país tuvo dos grandes movimientos: los cultivadores solidarios y las mamás cultivadores. Sin esas dos imágenes, no hubiese habido forma de llegar a donde estamos hoy”, dice. Y agrega: “Yo como médico le podría hablar a alguien de lo interesante que es la herramienta terapéutica del cannabis, pero si yo no tengo el aceite, el paciente no me va a creer. Acá se piensa que el autocultivo es un movimiento de cultivadores que no se quieren adherir a la ley, pero no es así: el conocimiento del cultivador tiene que ser algo que esté revalorizado, no tiene que perderse”.

Norma Merlo, madre de Mayra y ex policía retirada de la fuerza desde hace cuatro años, dice que durante décadas trabajó con vocación y entrega, y varias veces tuvo que desbaratar el trabajo de cultivadores. Pero hoy las circunstancias la depositaron en un lugar inesperado. “No estoy de acuerdo con fumar, aunque cada cual elige su vida y yo no soy nadie para meterme. Pero con respecto al aceite, puedo garantizar que nos ayudó muchísimo”, dice ella. Después, se refiere al negocio que brota cuando existe un Estado ausente. “Uno no sabe cómo agradecer a los que ayudan de forma desinteresada. Vos te metés en Internet y te venden cosas que no sabés ni qué son. La gente se abusa y uno por la propia desesperación lo termina comprando. La verdad que a los cultivadores solidarios les haría un monumento.”, concluye, agradecida. ^^^

  • Graciela Recalde . 19:38hs

    Buenas tarde y felicitaciones x su trabajo solidario yo Isa aceite d cannabis para el dolor tengo artrosis muy abanzada tengo 53 años me coloco 3 gotitas a la noche y 3 a la mañana me lo indico asi a quien se las compro pero no se si esta bien indicada pasa q tengo Turno con el doc Morante el 8 d agosto hace q lo uso 2 meses agradeceria su respuesta mi numero d Celu es 2215346030 Graciela Recalde soy d Ensenada

  • Gabriela . 10:59hs

    Hola.mi esposo con cáncer de páncreas inhala cannabis 2 veces al día indicado por el Sr Morante para el dolor, a veces sería.muy práctico tener aceite , sobre todo en las noches, cómo podría acceder a uds ?

  • Franco Spinetta . 15:37hs

    Excelente artículo! Muchas gracias

  • ELISA CALDIRONI . 09:31hs

    Hola necesito plantas o semillas de plantas ricas en cbd, mi hijo padece ezquizofrenia
    dejo mi telefono 02284 4 28488

  • jose ribba . 02:07hs

    hola gente . estoy nesecitando informacion sobre donde hay que dirigirse para que se otorgue un permiso para cultivar canabis con fines medicinales ya sea para la entrega de la cosecha (materia prima) o para poder ser yo productor de aceite de canabis sin tener problemas con la justica .mi idea esta destinada a poder cultivar y producir aceite de canabis medicinal en argentina ,espero su respuesta ,desde ya muchas gracias

  • Fabiana Alvarez . 23:32hs

    Excelente nota.
    Por lo fidedigna información.
    Y así como hoy me informo del trabajo comprometido de Julián Lemus, también del compromiso idóneidad de Morante, (del que doy fe, un médico de verdad, de una humildad y vocación de sanar hoy cada ves menos vista).
    También estoy de acuerdo con que Ley si bien sienta precedente, es a mi entender demagoga, de doble moral.
    Como dice él De Morante, sin auto cultivo la mayoría de personas que podrían ser beneficiados quedan una vez más esperando alivio para sus dolor, fatiga, depresión, etc.
    Una de ellas soy yo! Si no soy tan altruista, yo también la necesito, y hasta que el Estado instrumente a través de lo público, él cuando y como, sabemos podremos adquirir él aceite para nuestra enfermedades crónicas a precios razonables.
    La verdad es una ley que al final con tristeza reflexionó, atrasa.
    P.D.: he leído él libro de Morente Marcelo, SIN DOLOR, Historias íntimas del cannabis, es fácil de leer, fácil de comprender, en él que uno que busca un alivio, a través de sus palabras e investigaciones, alivia, acompaña, te CREE! El primer paso para comenzar a sanar. Lo recomiendo. Es excelente.
    Gracias a todos los que de manera comprometida, serele y valiente buscan hacerse escuchar para ayudar para saber a los que padecemos.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.