Hacer
Hacer

Las mujeres alzaron su voz en el Foro Económico Mundial de Davos

Siete inspiradoras líderes presidieron por primera vez la cumbre donde se reúne la elite política y financiera global. Sin embargo, queda mucho por hacer.

27 de enero de 18 . 13:43hs
mm

Pia Mancini

El Foro Económico Mundial 2018, la cita que reúne a la elite política y financiera global, acaba de celebrarse como cada año, colgado arriba de una montaña en Davos.

Esta vez nevó como nunca en la localidad suiza: los carteles quedaron tapados de nieve, los autos atascados y los participantes llegábamos en tren, auto o colectivo desde Zurich, envueltos hasta las narices y patinando en el hielo.

Cuando me invitaron a asistir, como parte de la delegación oficial de Young Global Leaders, pregunté por qué habían decidido hacerlo en un lugar evidentemente tan inconveniente para todos.

La respuesta: “Así forzamos a la gente a que esté adentro en las sesiones, con la atención puesta ahí. Además hay algo igualador de tener a los presidentes, reyes, celebrities y CEOs, teniendo que moverse igual que el resto de los mortales, pateando nieve”. Eso parece haber cambiado un poco, ya que el tráfico era un infierno, pero el punto me pareció válido igual. 

Este fue un Davos particular para las mujeres. Históricamente criticado por el escaso protagonismo femenino, la organización parece haber tomado nota del cambio de clima en materia de igualdad de género.

De hecho, por primera vez en sus 48 años,  las siete co-chairs que presidieron el Foro fueron mujeres. Y son impresionantes.

Por primera vez siete mujeres lideraron una cumbre históricamente machista.

Lideradas por la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, y por la directora del FMI, Christine Lagarde, ambas copresidentas del Foro, estas siete magníficas son un símbolo del empoderamiento femenino.

Fue inspirador ver ese panel abrir las sesiones en Davos. Espero que no sea solo una reacción en un año que tiene este tema en la tapa de todos los diarios y que la tendencia se mantenga el año que viene. Los estaremos siguiendo de cerca. 

Hubo señales alentadoras: por primera vez escuché que le preguntaran a un CEO hombre –Sundar Pichai, número uno de Google– cómo se las arreglaba para mantener un work-life balance, pregunta antes reservada para mujeres en posición de liderazgo.

Por su parte, el premier canadiense Justin Trudeau, se ganó más de un aplauso enfatizando que contratar, retener y impulsar mujeres en posiciones de liderazgo “no era hacer lo correcto sino lo inteligente”.

Fue divertido ver a más de un CEO transpirar ante preguntas directas e impensadas hace unos años: ¿qué estaban haciendo concretamente sus compañías para mejorar el balance de genero?

Sin embargo, queda mucho por hacer. El porcentaje total de mujeres participantes fue de 27%, el más alto de la historia de Davos, pero bajo aún y tampoco tan lejos del 21% de 2015.

El rumor que circulaba en los pasillos es que el porcentaje incluye a las parejas de los participantes y no solo a los invitados oficiales. La mayoría de los paneles tenían una sola mujer, y en más de una oportunidad ella era la moderadora. 

El porcentaje total de mujeres participantes fue de 27%, el más alto de la historia.

El mismo Davos que arrancó con siete mujeres infundiendo esperanza con sus ideas para construir visiones comunes en un mundo fracturado, terminó con un Donald Trump ególatra, lleno de si mismo y eternamente irrespetuoso.

El camino por recorrer es largo, pero por algún lugar se empieza. ^^^

Pía Mancini es una politóloga y activista argentina radicada en Estados Unidos, co-fundadora de la iniciativa Open Collective y de Democray Earth Foundation. Asistió al Foro Económico Mundial como parte de la delegación Young Global Leaders. 

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.