El norte mira al sur: la gran oportunidad para una Argentina sustentable

El G20 es a la economía lo que el Mundial es al fútbol. Para el gobierno de Macri, recibir la cumbre en 2018, puede significar un antes y un después.

1 de Diciembre de 17 . 18:04hs
mm

Manuel Torino

El G20 es a la economía lo que el Mundial es al fútbol. Se trata de la máxima cita internacional de negociación financiera y política. Un foro clave que por su influencia –entre sus participantes reúnen dos tercios de la población y el 85% del producto bruto global–, determina ganadores y perdedores a nivel planetario.

La Argentina, como miembro oficial, está lejos de tener la preponderancia que a prori ostenta el equipo de Lionel Messi en una cancha.

Sin embargo, el hecho de haber sido designado con la presidencia de la cumbre durante 2018 pone al país en una posición estratégica inédita en su historia reciente.

Por primera vez, una nación sudamericana hospedará al G20. Y tal como suele ocurrir en el fútbol, se invertirá el mapa global. El norte mirará al sur.

La primera de las más de 50 reuniones que precederán a la cumbre del G20 tuvo lugar esta semana en Bariloche. | FOTO: Unidad G20

Fiel a su origen financiero, desde 1999 el el foro se enfoca en temas económicos, pero en los últimos años, en respuesta a las demandas globales, comenzó a incluir otros tópicos en su agenda. Entre ellos, la sustentabilidad y, específicamente el cambio climático.

Así las cosas, para el gobierno argentino la designación representa una oportunidad invaluable para impregnar la cultura sustentable en su ADN.

De hecho, como aseguró el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en conferencia de prensa tras una hermética presentación en el CCK, la sustentabilidad será prioridad. “Se debatirá cómo incrementar la productividad de los suelos, cambiar la matriz energética y reducir el impacto en el medio ambiente”, prometen desde la unidad gubernamental que gestiona la cumbre.

Por primera vez, un país sudamericano hospedará la decisiva cumbre

Según pudo saber ACONCAGUA, más de 20.000 referentes globales en distintas áreas visitarán el país durante los próximos 12 meses, lo que convertirá al país en una usina de fórmulas para el desarrollo económico mundial.

Claro que algunas de estas ya se han ensayado. Y sin demasiado éxito. Otras, como la llamativa decisión de presentar en agendas separadas los tópicos de cambio climático y energía, cuando históricamente se trataron juntos, invitan a poner la lupa sobre las negociaciones.

Al respecto, fue consultado el canciller Jorge Faurie, quien recalcó el compromiso argentino con el Acuerdo de París, pero sus explicaciones distaron de ser satisfactorias.

“Construir consenso para un desarrollo equitativo y sostenible”, reza el lema que se estableció para la cumbre. El mensaje es elocuente y parece interpelar tanto al gobierno de Cambiemos –hoy obligado a practicar el arte del acuerdo– como a la idiosincracia nacional, tan diversa como desigual.

Pero en rigor, lo que se dirima aquí, desde el fin del mundo, resonará en cada rincón del planeta. ^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.