Explorar
Explorar

Bienvenidos al país más ecológico del mundo

Esta pequeña nación perdida en los Himalayas es una verdadera potencia sustentable.

2 de septiembre de 19 . 16:00hs
mm

Sofía Altuna

En un lejano rincón del globo, atrapado entre dos gigantes superpoblados y asfixiados por la contaminación como China e India, se encuentra un paraíso de la sustentabilidad: Bután.

Este pequeño reino que apenas duplica el tamaño de la provincia de Tucumán es el primer país del mundo con una huella de carbono negativa, ya que absorbe cuatro veces más Co2 del que emite a la atmósfera.

Este logro, junto con otras medidas que apuntan al desarrollo sustentable, pusieron a Bután en el mapa de occidente. Y muchos especialistas ya lo consideran el país más ecológico del mundo.

De mayoría budista, Butan estuvo virtualmente aislado del resto mundo durante siglos.

Veamos algunas de estas iniciativas de esta nación de apenas 800.000n habitantes, ubicada en la cordillera del Himalaya y sin salida al mar.

Para empezar, Bután rechaza índices económicos tradicionales como el PBI como manera de medir el progreso.  En cambio, sostiene un nuevo enfoque para el desarrollo, que mide la prosperidad a través de un índice de Felicidad Interna Bruta (FIB). Para ello, tienen en cuenta indicadores como el desarrollo sustentable, la protección ambiental, la conservación cultural y el buen gobierno.

Estos cuatro pilares sostuvieron su salida de más de mil años de aislamiento deliberado del mundo exterior, sin electricidad, vehículos, ni teléfonos hasta 1960. Hoy el país es una monarquía constitucional y su economía, esencialmente agrícola, atraviesa un período de modernización. 

ADN sustentable

En Bután la ecología es una suerte de causa nacional. Esto responde, en gran parte, a la predominante religión budista que hace hincapié en la protección del entorno y las especies animales.

De hecho, como el medio ambiente es parte de su identidad, en la Constitución se estipula que al menos el 60% de la superficie tiene que estar ocupada por bosques. Esto limita las actividades agrícolas y el comercio de madera lucrativo.

En Bután la ecología es una suerte de causa nacional

“Creemos que no se puede tener una nación próspera en el largo plazo si no se logra conservar el entorno natural o cuidar el bienestar de la gente”, aseguró en diálogo con la prensa Thakur Singh Powdyel, ministro de Educación de Bután.

De momento, la hidroelectricidad es la principal fuente de ingresos del país. Representa el 32% de sus exportaciones que en su a mayoría se dirigen a India.

Al respecto, el Primer Ministro, Tshering Tobgay, está investigando la posibilidad de obtener otros tipos de energías renovables para reducir su dependencia de la hidroeléctrica.

Sus 800.000 habitantes viven a los pies de los Himalayas.

En cuanto al transporte, Bután aún cuenta con unos pocos centenares de autos eléctricos, pero el gobierno se asoció con Nissan para venderlos a precios accesibles. Según sus funcionarios, el plan quinquenal vigente propone reducir “drásticamente” las importaciones de combustibles fósiles para 2020.

Además, el reino tiene una política de turismo controlado de alto valor y bajo impacto. Los pocos afortunados que ingresan a este paraíso asiático en la cordillera de los Himalayas son bienvenidos por carteles con mantras que los introducen a su cultura de desarrollo sustentable: “La vida es un viaje, deja que la naturaleza sea tu guía”.

^^^

¿Todavía no recibís el newsletter de ACONCAGUA? Suscribíte acá y leé noticias positivas cada fin de semana en tu mail. 

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.