Hacer
Hacer

Shinrin-yoku, los baños de bosque que eliminan el estrés

La técnica nacida en Japón fortalece el sistema inmunitario, previene el cáncer y reduce los niveles de ansiedad y depresión. El aval de la ciencia.

4 de junio de 18 . 15:35hs
mm

Redacción Aconcagua

Un grupo de personas se adentra en silencio en un bosque. Sólo se oye el crepitar de la hojarasca y el canto de pájaros.

Los miembros del grupo caminan entre arboledas, descansan, realizan ejercicios de respiración… Están dándose un baño de bosque o, como se lo conoce en japonés, shinrin-yoku, una práctica con propiedades terapeúticas surgida hace 30 años en el país nipón.

El shinrin-yoku, cuya traducción literal sería “tomar la atmósfera al bosque” o “baño de bosque”, es recomendado por los médicos japoneses a sus pacientes.

Así es: Japón, el mismo país que acuñó el término karoshi –muerte por exceso de trabajo–, el país de la competitividad y con altísimas tasas de suicidio, mira ahora a la naturaleza y a sus bosques para recuperar el equilibrio.

Mientras tanto, en Europa, según publica el diario La Vanguardia, varias instituciones oficiales y programas comunitarios apuestan por sensibilizar al sector médico al respecto, ya que supone un valioso “servicio de salud natural” con costo cero para las administraciones.

Respirar aire puro es saludable. Estar en contacto con la naturaleza, ir de excursión, disfrutar de la quietud de un bosque, también. La experiencia propia y la intuición lo corroboran.

Ahora, estudios científicos efectuados principalmente en Japón detallan el alcance de los beneficios que brinda sumergirse en un bosque.

El fisiólogo y antropólogo Yoshifumi Miyazaki, desde la Universidad de Chiba, y el doctor en inmunología Qing Li, del Departamento de Higiene y Salud Publica de la Escuela Médica Nipona, de Tokio, lideran las principales investigaciones.

Diversos estudios científicos avalan los beneficios de la técnica japonesa

Durante la última década llevaron a cabo estudios para dilucidar los efectos fisiológicos en individuos expuestos a un entorno forestal o a sólo algunos elementos de ese entorno.

Y midieron diferentes parámetros, constantes vitales y la actividad cerebral en centenares de personas antes y después de una sesión de shinrin-yoku.

Los resultados revelan que tras un paseo de un par de horas por el bosque se reduce la presión sanguínea, decrece la concentración de cortisol en la saliva (biomarcador del estrés), bajan los niveles de glucosa en la sangre, se reduce la actividad cerebral prefrontal y se estabiliza la actividad nerviosa.

Los trabajos concluyen que pasear varias veces al mes por un bosque fortalece el sistema inmunitario, incrementa el vigor y reduce los niveles de ansiedad, depresión, angustia y fatiga. Además de mejorar el sistema cognitivo.

El paseante, además, puede inhalar las denominadas fitoncidas, sustancias volátiles y no volátiles producidas por plantas y árboles. Una suerte de aromaterapia natural in situ, que relaja y activa el sistema inmunitario.


Efecto prolongado

Los últimos estudios de Qing Li y Tomoyuki Kawada constatan que frecuentar parques forestales aumenta también la actividad NK (Natural Killer), con un incremento del número de células NK (linfocitos que proveen defensas contra tumores y virus) y los niveles de proteínas anti-cancer intracelulares. Este efecto permanece durante más de 30 días.

Los investigadores sugieren que la visita a los bosques tiene efectos preventivos en la aparición y progresión del cáncer. Por ello, los médicos orientales recomiendan también baños de bosque a pacientes con esta enfermedad como complemento de otras terapias.

La calidad de vida que se deriva de frecuentar el bosque se traduce en bienestar físico, psicológico y social

El profesor Qing Li en el último congreso Forest for People celebrado en Estados Unidos, presentó la ponencia Introducción a la medicina del bosque como nueva medicina preventiva. Recientemente se ha creado la Sociedad Internacional de Medicina de la Naturaleza y el Bosque (Infom).

En su labor de proseguir la investigación y difundir su gran potencial médico, aglutina hoy a investigadores de Japón, EE.UU., Corea, Grecia o Finlandia.

Para la investigadora británica Liz O’Brien, autora del informe Parajes forestales, un servicio de salud natural, “los bosques son entornos restaurativos donde los sonidos, la vista y los olores experimentados juegan un papel fundamental reduciendo el estrés y estimulando los sentidos”.

“La calidad de vida que se deriva de frecuentar el bosque –recalca– se traduce en bienestar físico, psicológico y social. La visita al bosque es, además, gratuita. Un factor destacable cuando consideramos las desigualdades de salud y la inclusión social”.

Esta experta apunta que nadie debería vivir a más de 4 km. de una área forestal accesible, de no menos de 20 hectáreas.

La terapia del bosque “se basa en un robusto cuerpo de evidencias científicas que demuestra cómo pasar tiempo andando tranquilamente por el bosque tiene significativos efectos sobre la salud -comenta Amos Clifford, introductor en EE.UU. del shinrin-yoku–. Pero no es como una excursión. Es más lento. Podría decirse que, en cierta forma, es un paseo meditativo. Es conveniente que alguien que conozca la práctica te guíe para obtener el máximo de la experiencia”.

Muchos especialistas comparan los baños de bosque con el mindfulness, por tener fundamentos similares: mediante la relajación y la concentración, buscan postergar la conciencia y la angustia cotidiana.

Como antecedentes, pueden considerarse los sanatorios para tratar la tuberculosis, fundados en el siglo XIX por médicos como Hermann Brehmer, en Europa.

Ubicados en el seno de grandes bosques centroeuropeos, basaban sus terapias en los efectos positivos de los paseos al aire libre.

Entre los médicos de la época, ya se consideraba que los pinos segregaban sustancias con propiedades benefactoras para la salud. Por algo será.

^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.