Pensar
Pensar

Bolsonaro: de Mesías a amenaza planetaria

Si el Amazonas es el pulmón de la Tierra, entonces el flamante presidente electo de Brasil es lo más parecido a un cáncer.

29 de octubre de 18 . 18:35hs
mm

Manuel Torino

Si el Amazonas es el pulmón del planeta, entonces Jair Bolsonaro es lo más parecido a un cáncer. Pero no una manchita en el pulmón de esas que si se agarran a tiempo resultan solo un susto. Estamos hablando de un cáncer de esos fulminantes, que pueden llegar a tumbar al paciente en cuestión de meses.

No hay que ser oncólogo para entenderlo. Con sus casi 5 millones de kilómetros cuadrados, la selva amazónica del Brasil es el último bastión en la lucha global contra el cambio climático.

Y todo hace pensar que con el triunfo del flamante presidente electo de Brasil, además de las minorías raciales, étnicas, sexuales, la cultura, la libertad de prensa y la democracia en general, saldrá perdiendo el medio ambiente.

Haciendo valer su autoproclamado título de outsider de la política –a pesar de que actualmente va por su séptimo mandato como legislador–, durante la campaña electoral este ex militar se diferenció de su rivales por decir exactamente lo que pensaba.

Su estrategia permeó en el electorado y le hizo ganar el voto de más de 57 millones de brasileños, pero a su vez desnudó una mirada oscurantista sobre la ecología y el desarrollo sustentable de una de las principales economías del planeta.

Con su triunfo, además de las minorías, la cultura y la democracia en general, pierde el medio ambiente

Entre otras cosas, sostuvo a quien quisiera escucharlo que de llegar al palacio del Planalto, retiraría inmediatamente a Brasil del Acuerdo de París, eliminaría el Ministerio de Ambiente y que aceleraría la explotación minera y forestal en el Amazonas.

Si bien en las últimas semanas el aluvión de críticas internacionales y el crecimiento de la intención de voto de su contrincante, el petista Fernando Haddad, lo hicieron recular sobre algunos de sus dislates, dejó en claro que en su gobierno las regulaciones ambientales no serán un obstáculo para la producción agrícola.

Así las cosas, Donald Trump suena como un estadista al lado de Bolsonaro. De hecho, para muchos conocedores del gigante brasileño, la comparación queda corta. Por caso, el ex canciller brasileño Celso Amorin, sostuvo que estamos ante una suerte de tropicalización de Hitler, subrayando una doctrina fascista casi manifiesta en el flamante presidente electo, cuyo segundo nombre es Mesías. No hay remate.

Trump suena como un estadista al lado de Bolsonaro

“Resulta verdaderamente increíble encontrarnos con discursos que parecieran desconocer los años y años de información científica al respecto y que incluso parecieran desconocer el cambio climático. Suena, para ser cordial, poco sensato”, dice a ACONCAGUA Manuel Jaramillo, director ejecutivo de Fundación Vida Silvestre. Y agrega: “Estos liderazgos entienden los recursos naturales como algo que está a nuestra merced y que debemos simplemente aprovechar, sin pensar siquiera en el futuro de los habitantes del país que buscan gobernar. Y esta lógica sin dudas representa una amenaza para la conservación de la naturaleza”.

Durante los últimos cuarenta años, ya se ha destruido el 20% de la selva amazónica. Hay consenso científico de que estamos peligrosamente cerca del punto de inflexión. Si no se detiene ya su degradación, combatir los efectos del cambio climático será una tarea casi imposible. El cáncer habrá hecho metástasis en el pulmón del planeta.

^^^

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.