Explorar
Explorar

Yago Lange, el regatista que moviliza a cientos de personas a limpiar los ríos

Cansado de navegar entre residuos, se propuso generar un cambio. Ahora organiza limpiezas en las costas de ríos y playas de todo el país.

20 de febrero de 20 . 08:00hs
mm

Victoria Mortimer

Una mañana como tantas otras, Yago Lange navegaba por el Río de la Plata cuando se encontró con una isla de basura: miles de residuos flotando en el agua, desde botellas y bolsas plásticas, hasta pedazos de bicicletas y electrodomésticos. En ese momento, el joven regatista olímpico quiso hacer algo al respecto.

“Propuse en mi cuenta de Instagram hacer una limpieza en el Náutico de San Isidro, mi club de toda la vida”, cuenta el deportista argentino de 31 años, hijo del célebre Santiago Lange, recordado por ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2016.

La respuesta de sus seguidores fue inmediata: terminaron organizando 25 limpiezas alrededor del país. Así, nació su proyecto “Limpiemos”.

Luego de esta primera experiencia, su compromiso con el cuidado del medio ambiente empezó a crecer hasta convertirse en un auténtico guardián de la naturaleza. En febrero de 2019, organizó junto con Unplastify -ONG que busca concienciar sobre el consumo del plástico- una masiva jornada de limpieza. Para entonces ya eran varias decenas de voluntarios.

Es incoherente usar productos que le hacen mal al lugar que amamos

El daño que la basura plástica genera en los océanos no es información nueva. Cada año, alrededor de 8 millones de toneladas de plástico ingresan al océano; el equivalente a que un camión descargue la basura cada minuto. De esta basura oceánica, el 80% es producto de fuentes terrestres, según cifras de Greenpeace.

A diferencia de la gran mayoría de la gente, al pasar buena parte de sus días en el mar, Yago ve con sus propios ojos las consecuencias de este exceso de consumo de plástico. “Me di cuenta de que es muy incoherente usar estos productos que le hacen mal al lugar que amamos”, sostiene Yago en diálogo con ACONCAGUA. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Yago Lange (@yagolange) el


Cuidar lo que amamos

Algo que lo ayudó mucho en su constante aprendizaje sobre el cuidado del planeta fue viajar por el mundo, gracias a su profesión. “En otras culturas vi más desarrollado el concepto de reutilizar. Me sorprendí de lo limpio que estaba Nueva Zelanda, aunque luego me enteré de que exporta su basura a Asia”, explica, mientras resalta la importancia de estar siempre informado de fuentes confiables.

Hoy Yago ya no solo organiza limpiezas en las costas de Argentina. Además de las 14 jornadas que hizo en 2019, logró convertirse en embajador de Parley, una organización internacional que promueve el cuidado de los océanos y junto a quien impulsará más limpiezas alrededor del país.

Yago, junto a cientos de voluntarios, ya organiza limpiezas en todo el país. | FOTO: Yago Lange

Al igual que Parley, Yago trabaja con la estrategia AIRavoid, es decir, evitar los plásticos descartables; intercept, o intervenir para que estos no lleguen al agua; y redesign, o rediseñar el material y nuestra relación con él.

“No me gusta llamarme un activista ambiental. Soy deportista y milito en las redes sociales y a través de las limpiezas”, asegura Lange.

Cambiar la mirada

Su perfil de Instagram pasó de ser una cuenta personal a estar enfocada en las limpiezas. El posteo con más “me gusta” es una foto que muestra más de cincuenta botellas de plástico abolladas sobre su cama del hotel en los Juegos Panamericanos Lima 2019.

“Quería mostrar la cantidad de envases plásticos que se desecharon solo para esa competencia. Ese día, saqué la cuenta: 500 atletas de vela, compitiendo por diez días, tomando un mínimo de cinco botellas por jornada gastaron unas 25.000 en total”, explica. Esto solo fue por esa categoría, ya que en total hubo casi 7.000 participantes en la competencia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Yago Lange (@yagolange) el

Las limpiezas lo ayudaron a cambiar el rumbo de su vida hacia uno más sustentable. “Desde que empecé con esto, empecé a comprometerme con la lucha contra el plástico de un solo uso, promover el consumo comida orgánica y reducir mi huella de carbono”, afirma.

[Leé más: Esta emprendedora fabrica trajes de baño con plásticos del fondo del mar]

Además cree firmemente que el aporte individual es clave para un cambio profundo y duradero en nuestra relación con el medio ambiente.

“Cada uno debe pensar dónde puede generar un impacto positivo. Las limpiezas no solo generan conciencia, sino que acercan el problema a más personas, ayudándolos a entender que ellos también son parte de eso, aunque crean que su botella de plástico no afecta a nadie”, concluye.

^^^

¿Todavía no recibís el newsletter de ACONCAGUA? Suscribíte acá y leé noticias positivas cada fin de semana en tu mail. 

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.