Hacer
Hacer

Estas emprendedoras se dedican a la herrería y derriban prejuicios

Las chicas de MOLA dejaron sus trabajo de diseño y arquitectura para incursionar en un oficio típicamente masculino.

4 de noviembre de 19 . 11:29hs
mm

Victoria Mortimer

Entre fuegos, soldadoras y pedazos de hierro, Rocío Silka y Sofía Alonso crean muebles únicos. Y, de paso, derriban prejuicios.

En una fábrica ubicada en Neuquén, estas dos amigas patagónicas fundaron MOLA, un emprendimiento de diseño y fabricación de muebles personalizados y a medida.

Su propuesta trasciende los límites de los muebles: “La idea de dos mujeres realizando un trabajo comúnmente masculino es lo que empatiza y sorprende”, aseguran en diálogo con ACONCAGUA.

Por eso, a través de MOLA, su pasión, buscan romper esquemas, prejuicios y mandatos sociales: “En este rubro la desigualdad y las diferencias existen, pero nunca nos detuvimos por eso”.

Rocío y Sofía en su taller | FOTO: Maju Franzan

Crear con las manos

Rocío estudió arquitectura y Sofía, diseño gráfico. “Sentíamos que íbamos a terminar pasando nuestros días enfrente de una pantalla, pero crear con nuestras propias manos tenía toda la emoción que nos faltaba“, cuentan las fundadoras de MOLA.

En este proceso de búsqueda, comenzaron a tomar clases de herrería; pero ellas no buscaban una escuela de oficios, sino un maestro “a medida”. Así, encontraron a Ale, su mentor, que les brindó la enseñanza que ellas consideran la más importante: “un oficio va más allá de la técnica”. 

“Las oportunidades aparecen, solo hay que perder el miedo y aceptar el desafío”, aseguran las chicas MOLA | FOTO: Maju Franzan

Todavía recuerdan su primer trabajo en 2015: una parrilla. “Cuando la vimos terminada, tuvimos la certeza que si habíamos podido transformar ese material en un objeto, entonces éramos capaces de lograr todo lo que nos propusiéramos”, cuenta Rocío. 

En el rubro hay desigualdades pero esto nunca nos detuvo

El hierro fue el puntapié inicial. Poco a poco, el emprendimiento empezó a crecer y Sofía y Rocío tienen planes de experimentar con más elementos: “Nuestro proceso de creación se puede llevar a cualquier material”.

Además, MOLA ya tiene más de 8 mil seguidores en Instagram y muchísimos clientes fieles. “Nuestra búsqueda fue genuina, y dedicar nuestras vidas a la herrería hoy lo tomamos como algo natural”, afirma Sofía.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por MOLA (@mola_muebles) el


Recién con el transcurso del tiempo, las creadoras de MOLA se dieron cuenta del impacto que empezaba a generar el emprendimiento a nivel social.

[Lee más: Este emprendedor transforma la basura en mochilas sustentables]

“Hasta el día de hoy nos siguen llegando mensajes de reconocimiento y felicitándonos por nuestro trabajo, y sobre todo por animarnos a hacer lo que hacemos y ser como somos“, sostienen. 

Ambas creen que la confianza es lo esencial para poner en práctica una idea. “El género, los prejuicios y los mandatos sociales no son más que una de las tantas piedras que nos podemos cruzar en el camino“, concluyen. 

^^^

¿Todavía no recibís el newsletter de ACONCAGUA? Suscribíte acá y leé noticias positivas cada fin de semana en tu mail. 

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.