Cambiar
Cambiar

Chau pajitas: Buenos Aires prohíbe los sorbetes de plástico

El plástico de un solo uso tiene los días contados en la capital argentina.

22 de mayo de 19 . 18:05hs
mm

Manuel Torino

La clásica imagen del niño en el local de comidas rápidas agarrando decenas de sorbetes del mostrador ya tiene los días contados. Al menos, en la ciudad de Buenos Aires: el gobierno porteño decidió declararle la guerra a las pajitas de plástico.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, a través de la Agencia de Protección Ambiental (APrA), se sumó a la tendencia mundial y anunció que prohibirá, en forma progresiva, el uso de sorbetes de plástico con el fin de lograr una ciudad más sustentable.

Esta medida se desprende de la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos N° 1.854. La resolución fue firmada ayer por Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público, y ya salió publicada en el Boletín Oficial.

A partir de hoy no se podrá ofrecer o colocar sorbetes plásticos de un solo uso a la vista del cliente. Y dentro de 6 meses directamente se prohibirá la utilización, entrega y expendio de sorbetes plásticos.

Las pajitas en los locales pronto serán una imagen del pasado.

Las pajitas en los locales pronto serán una imagen del pasado.

Según indicaron a ACONCAGUA fuentes del gobierno porteño, la medida alcanza a hoteles de 4 y 5 estrellas, shoppings, cadenas de comidas rápida y locales de baile, entre otros espacios.

Esta iniciativa surge a partir de las múltiples consecuencias negativas que generan los sorbetes en el medio ambiente.

Las llamadas pajitas son uno de los casos más emblemáticos de plasticos single use (o de un solo uso) a los que diversas ciudades del mundo le declararon la guerra.

La ecuación costo-beneficio es evidente: el sorbete pasa apenas unos minutos en nuestras manos y puede tardar entre 150 y 400 años en descomponerse.

Millones de sorbetes terminan en los océanos todos los días.

Millones de sorbetes son arrojadas en los océanos todos los días.

[Leé más: Así es la poderosa obra sustentable que sorprendió a todos en Buenos Aires]

“Creemos que la reacción de los vecinos va a ser favorable, tal como sucedió hace dos años cuando prohibimos la entrega de bolsas de un solo uso”, sostuvo Juan Bautista Filgueira Risso, titular de APrA.

Y agregó, en diálogo con ACONCAGUA: “Esta resolución no solo constituye una respuesta desde lo ambiental a un problema que es global sino también responde a la demanda que nos ha llegado desde los propios habitantes de la Ciudad para abandonar el uso de este tipo de plásticos”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Aconcagua.lat (@aconcagualat) el

Según datos del gobierno porteño,  2 millones de sorbetes al mes son consumidos solo en patios de comidas de
shoppings de la CABA.

Este descarte alcanza las 1,7 toneladas. Si se conectaran, los sorbetes sumarían 465 kilómetros de longitud, el equivalente a la distancia que une a la capital argentina con la ciudad de Mar del Plata.

Uno de los principales problemas de los plásticos de un solo uso es que al desintegrarse se generan partículas conocidas como microplásticos que son ingeridas por la fauna acuática.

De hecho, estudios científicos revelaron que peces recogidos en zonas costeras del Río de la Plata -como el surubí, el sábalo,el patí, el pejerrey y la carpa- albergan en su tubo digestivo diminutas partículas de material sintético.

[Leé más: ¿Estamos comiendo plástico sin darnos cuenta?]

Si bien, como era de esperar, las cámaras de fabricantes de plástico objetaron la prohibición, muchos comercios ya se habían anticipado a la medida, conscientes del impacto del plástico de un solo uso.

Incluso grande cadenas como Mc Donalds y Starbucks, íconos globales del fast food, ya habían decidido esconder sus clásicos dispensers de sorbetes de sus locales en Buenos Aires.

Algunos comercios ya se habían anticipado a la medida, conscientes del impacto ambiental de los sorbetes.

Hábitos sustentables

En enero de 2017, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a través de la Agencia de Protección Ambiental, ya había prohibido la entrega gratuita o la venta en línea de cajas de bolsas plásticas tipo camiseta en los hipermercados, supermercados y autoservicios.

Según confió el propio ministerio, desde la entrada en vigencia de esa resolución se evitó la entrega de más de 500 millones de bolsas, cantidad que entregaban los supermercados, hipermercados y autoservicios de la Ciudad antes de la medida.

[Leé más: Europa le declara la guerra al plástico]

De esta forma, Buenos Aires se suma a otras ciudades que prohibieron el uso de sorbetes recientemente, como
Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata, Mendoza y Ushuaia.

A nivel global, ya se opusieron al plástico descartable ciudades icónicas como Nueva York, Río de Janeiro, Miami, Lima, San José de Costa Rica y Londres, entre muchas otras.

“La prohibición del uso de bolsas y de sorbetes constituyen los primeros pasos para avanzar hacia el abandono total de los plásticos de un solo uso tal como sucede a nivel global en donde la toma de conciencia acerca de la gravedad de la contaminación por plásticos es cada vez mayor”, concluyó Filgueira Risso, desde APrA.

^^^

¿Todavía no recibís el newsletter de ACONCAGUA? Suscribíte acá y leé noticias positivas cada fin de semana en tu mail. 

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.