Guía práctica para ayudar frente a catástrofes naturales

Algunos consejos para pasar de la angustia a la acción.

20 de enero de 20 . 16:08hs
mm

Redacción Aconcagua

¿Te sentís abrumado por las catástrofes climáticas que ocurren en el mundo? ¿Te angustian los desastres naturales y no sabés que hacer para ayudar?

Ya sea por los incendios en Australia, el Amazonas o por una inundación en una ciudad vecina, al ver este tipo de noticias en los medios, es común paralizarte y no saber por dónde empezar.

Es fundamental saber cómo reaccionar y qué hacer ante ellas: no solo por nuestra seguridad física, sino también por nuestra salud mental.

Si bien todavía muchas personas ven los desastres naturales como algo lejano y distante, en el último tiempo, hemos comenzado a ver los efectos secundarios de la crisis ambiental y su comunicación con un tono fatalista y urgente, pero muchas veces necesario: la eco ansiedad.

Este temor crónico se genera por observar el impacto aparentemente irrevocable del cambio climático y preocuparse por el futuro de uno mismo y de las generaciones futuras.

Australia está viviendo una de sus peores temporadas de incendios forestales, alimentados por temperaturas récord, sequías y fuertes vientos.

Por eso, los expertos señalan que, una buena forma de sobrellevar la crisis ambiental, es llevando esa angustia generalizada a la acción. Desde ACONCAGUA, te presentamos algunas formas de actuar:

1_Entender por qué te sentís paralizado

Cuando nos enteramos de un desastre natural por las noticias, suelen surgirnos las ganas de hacer algo para ayudar. Sin embargo, es común sentirse paralizado al no saber por dónde empezar. 

¿Por qué pasa esto? En primer lugar, porque es parte de la naturaleza humana preocuparnos por las cosas que nos afectan directamente y, en el caso de las catástrofes naturales que ocurren alrededor del mundo, es también muy común verlas como lejanas o como algo sobre lo que no tenemos influencia alguna.

Otra razón por la que podemos sentirnos paralizados es la “fatiga de la compasión”, es decir, una reducción de la empatía que ocurre cuando una persona es expuesta de forma continua al sufrimiento de otros en los medios y en las redes sociales. 

Por eso, es importante saber que estas emociones y sentimientos son normales y llevar esa frustración y angustia a acciones concretas.

 

2_Levantá tu voz

Pensá en tus redes sociales como un megáfono para comunicar tu voz al mundo. Si vas a hacerlo, es fundamental informarse siempre de medios confiables y seguir cuentas de noticias con información relevante y certificada. Además, puedes proponerle a tus amigos y familia hacer lo mismo: contales por qué deben preocuparse por estas temáticas y situaciones y cómo pueden usar sus plataformas para comunicarlo también.

No subestimes el poder de tu propia voz

3_Elegí bien dónde donar

Si encontraste tu causa y decidís donar, antes de hacerlo asegurate de verificar la reputación y credibilidad de las organizaciones a las que vas a destinar tu dinero o tu tiempo. Un consejo de los especialistas consultados por ACONCAGUA es donar o sumarse a ONGs y grupos que compartan nuestras mismas inquietudes. Esto no solo te ayudará a descubrir que no estás solo, sino también a contribuir plenamente con esas causas que te movilizan.


4_ Todo suma

No tengas miedo de empezar de a poco. Es habitual que la gente no termine donando a una causa porque le parece insignificante el aporte frente a semejante catástrofe. La realidad es que todo suma. No es necesario un gran grupo de personas para hacer la diferencia; toda donación y acción individual ayuda sin importar el tamaño o la cantidad. Si todos sumamos nuestro pequeño aporte, podemos mover montañas. 

No tengas miedo de empezar de a poco

5_Ser el cambio

Si bien algunas personas pueden considerar que los desastres naturales no les afectan directamente, todos somos ciudadanos de este planeta y, aunque una determinada catástrofe no te genere ningún daño directo e inmediato, cuidar la naturaleza y nuestro hogar es responsabilidad de todos. 

Si querés un cambio, tenés que ser el cambio. ¿Cómo empezar? Con pequeñas acciones diarias:   participando de movilizaciones, haciendo compost en casa, limpiando las costas o playas cercanas o comiendo menos carne. Y votando bien: elegí líderes que tengan como prioridad la emergencia climática, como

[Lee más: Cómo hacer tu propio compost en cuatro simples pasos]

Estos son momentos claves para reflexionar sobre nuestro estilo de vida y practicar la empatía, pensando en la la naturaleza y en las generaciones futuras.

Por más lejos que estés de la catástrofe, tu aporte suma. Convertí tus ganas de ayudar en hábitos sustentables, ¡y pensá en grande! Informáte, utiliza tus privilegios, actúa y, fundamentalmente, no subestimes el poder de tu propia voz.

^^^

¿Todavía no recibís el newsletter de ACONCAGUA? Suscribíte acá y leé noticias positivas cada fin de semana en tu mail. 

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.