Explorar
Explorar

Cinco restaurantes sustentables para probar en esta cuarentena

Porque al final, somos lo que comemos.

30 de julio de 20 . 08:00hs
mm

María Galarza

Ahora que estamos todos en casa, es más fácil darse cuenta que, al final, somos lo que comemos.

En los últimos años, en Argentina viene creciendo la demanda de alimentos naturales, sin aditivos ni conservantes, y surgen cada vez más propuestas gastronómicas sustentables.

La clave de estos restaurantes es un enfoque responsable en todos los eslabones del proceso: desde la producción de los alimentos, hasta qué se hace con los residuos. Elaboran platos pensados según los ingredientes disponibles, respetando la estacionalidad de los productos y la conciencia de utilizarlos en su mejor momento.

[Leé más: De la huerta a la mesa: cinco opciones para pedir bolsones orgánicos]

En el Día Mundial de la Gastronomía Sostenible, desde ACONCAGUA te acercamos cinco alternativas de restaurantes sustentables para que descubras esta cuarentena:

1_ La Pebeta

La granja La Pebeta, situada a 4km del cruce de la Ruta Nacional 6 kilómetro 184, empezó como una mera cuestión de mejorar la calidad de vida familiar. Esteban Nofal, empresario gastronómico, empezó con un pequeño huerto donde cosechaba alimentos sin químicos, antibióticos, ni pesticidas con el propósito de conectar a su familia con la naturaleza.

Quince años después, La Pebeta se convirtió en una granja de permacultura y agricultura natural, cuyos productos se venden en el almacén y proveeduría natural. Su filosofía: trabajar con y no contra la naturaleza. Las plantaciones se diseñan de manera que todos los cultivos aprovechen bien el agua y el sol y que los árboles, arbustos y plantas se nutran y protejan mutuamente.

La Pebeta se suma a la tendencia «Farm to table» con productos cosechados en el día.

A raíz de esta granja nació el restaurante, atendido habitualmente por el propio Nofal y su familia, en donde cada semana se propone un menú distinto que suele girar en tono a un tema en particular. Todo es cosechado y elaborado en el día, a diferencia de la mayoría de los alimentos que ingerimos.

Por la cuarentena, el restaurante permanece cerrado, pero La Pebeta sigue vendiendo algunos platos de cocina, como empanadas o locro, y sus productos naturales en la proveeduría.

[Lee más: De la granja a la mesa: el restaurante «kilómetro cero» que le faltaba a Buenos Aires]

2_ Buenos Aires Verde

El compromiso con el medio ambiente es la norma en Buenos Aires Verde. El establecimiento, con sucursales en Palermo y Belgrano, solo utiliza productos orgánicos y de estación, respetando los ciclos de la Tierra. A su vez, en la cocina intentan desperdiciar lo menos posible de comida. Todo lo que sobra es reutilizado para fondos y caldos, y las verduras se aprovechan desde el tallo hasta sus hojas.

Como pocos en la capital argentina, Buenos Aires Verde ofrece una propuesta para descubrir el concepto de “alimentación inteligente”, con platos y recetas pensadas para nutrir al cuerpo a través de la combinación de los alimentos. El chef y dueño, Mauro Massimino se especializó en alimentación naturista para entender de qué manera inciden los alimentos en nuestro cuerpo.

Los platos que ofrecen son vegetarianos y raw, un tipo de cocina en donde se preparan los alimentos sin la cocción del fuego. Al no cocinar los elementos, las cualidades nutritivas, como las enzimas y las vitaminas, se aprovechan al máximo. A su vez, elaboran productos para llevar como panes, crackers o aderezos.

Debido a la pandemia, por estos días realizan delivery o podes hacer take away.

3_ Bio

Bio es el primer restaurante orgánico certificado de Argentina. Desde 2002 que busca, a través de sus platos, difundir una filosofía de alimentación consciente y cuidado al planeta. Los platos son cocinados con vegetales y frutas cosechadas en el día, cereales y harinas producidas en molinos de piedra, y aceites de primera presión en frío.

 

Bio no cuenta con alimentos de origen animal, ofrecen platos veganos, sin gluten o macrobióticos. Además, se adhieren a la filosofía de la slow food, que consiste en concientizar a los comensales sobre la calidad de la comida, teniendo en cuenta la procedencia de los alimentos y el modo en qué se cocinaron.

Un dato: sus platos son ranqueados según el porcentaje de elementos orgánicos utilizados, ¡hay algunos que llegan al 100%! Los alimentos que no tienen la certificación orgánica fueron elegidos con el mayor cuidado, sin pesticidas ni aditivos.

Si querés probarlo, pedí delivery o acercáte para un Take Away.

4_ Narda Comedor

Narda Lepes no necestita presentación. Referente de la gastronomía saludable, en Narda Comedor promueve una carta de alimentación consciente, que invita a cuestionarse qué alimentos ingerimos y de qué manera nos nutren.

Cada día de la semana hay un plato principal que va cambiando de ingredientes a diario, pero que siempre incluye la misma ecuación: vegetales, cereales, legumbres y proteínas.

Los pilares de la cocina de Narda son el buen producto y la estacionalidad, en donde se fusionan distintos sabores y combinaciones. Los pequeños productores juegan un rol importante para conseguir productos de calidad. A su vez, reemplazó el agua embotellada por agua que ellos filtran y sirven en botellas reutilizables.

Debido a la cuarentena, Narda Comedor permanece cerrado pero  se pueden realizar pedidos para comer en casa.

[Lee más: Qué son los súper alimentos y cómo sumarlos a tu dieta]

5_ Pampa Roja

Pampa Roja es la refutación perfecta a esa creencia de que «Dios solo atiende en Buenos Aires». Florencia Borsani –cocinera– y Mariano Braga –periodista y sommelier– fundaron en Santa Rosa, La Pampa, uno de los mejores restoranes sustentables del país, distinguido por la reconocida guía británica Luxury Food Guide.

El restorán se inscribe dentro de la cocina de kilómetro cero, un movimiento gastronómico sustentable que prioriza el uso de materias primas locales y descree de los productos foráneos por la huella ambiental que generan. Por eso, la carta está en constante mutación, siempre hay ojo puesto en los proveedores locales y los productos que ofrecen. ¡Hasta la vajilla está producida localmente!

[Leé más: Así es el restaurante sustentable distinguido como el mejor del país]

Florencia Borsani promueve una cocina noble, directa, sin intermediarios.

El cambio permanente forma parte de su esencia, y la creación de platos siempre prioriza el abastecimiento local, intentando recurrir lo mínimo posible a productos no pampeanos. La flora comestible autóctona, con una recolección silvestre en la Pampa, es un elemento muy común en los platos.

El restaurante pampeano se encuentra abierto, siguiendo las medidas y prevenciones sanitarias.

^^^

¿Todavía no recibís el newsletter de ACONCAGUA? Suscribíte acá y leé noticias positivas cada fin de semana en tu mail. 

  • Verónica . 22:41hs

    Hola, además de dónde vienen los productos que consumimos hay que ver cómo cambiar el tema de la basura que genera pedir la comida por delivery.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.

Domingo

Periodismo positivo. Información para vivir mejor. Recibí noticias sustentables pensadas para vos.

Suscribíte a nuestro newsletter.